El edificio de la Cancillería de Bolivia, en la ciudad de La Paz. (Foto: La Kooperativa)

Karem Mendoza G. / Bolivia DIgital

Ante las críticas vertidas en las redes sociales, el Ministerio de Relaciones Exteriores aclaró que los exasesores de esta institución fueron seleccionados por su “destacada” formación académica y experiencia profesional para ocupar dos direcciones que se encontraban acéfalas.

La Cancillería explicó a través de un comunicado que la relación de la titular diplomática Karen Longaric con los dos jóvenes juristas (José Carlos Bernal e Ismael Franco) es “fundamentalmente” profesional.

“La relación de la canciller Karen Longaric con estos jóvenes abogados fue fundamentalmente académica y profesional, por el área de su especialización en arbitraje internacional, materia de la cual Longaric es docente de posgrado, mientras que Bernal y Franco son destacados investigadores y expertos. Esta relación llevó a la Canciller a invitarlos a prestar sus servicios como asesores de su despacho”, indica parte del comunicado.

En noviembre de 2019, las direcciones de Límites y Legalizaciones quedaron acéfalas. Tras seis meses de trabajo como asesores del despacho de la ministra, ambos profesionales fueron designados en las direcciones referidas.

Al respecto, Longaric manifestó que está “muy satisfecha” de incorporar en el equipo de la Cancillería a los “dos brillantes profesionales” que aportan con su trabajo a la gestión institucional.

Perfiles de los directores 

El abogado José Bernal es orureño y tiene 32 años. Inició su trabajo en la Cancillería el 18 de noviembre de 2019 como asesor del despacho de la ministra de Relaciones Exteriores, durante este tiempo se encargó de investigar y redactar documentos sobre controversias internacionales, derechos humanos, derecho internacional público y legalizaciones de esta institución.

El joven de 32 años se graduó con máximos honores (Summa Cum Laude) de la carrera de Derecho en la Universidad Privada Boliviana (UPB). Realizó su maestría en la Universidad de Harvard Law School y fue autorizado para ejercer Derecho por la Barra de Abogados de Nueva York. Trabajó como asociado extranjero en una de las mejores firmas de abogados de Madrid, Uría Menéndez.

Entretanto, Ismael Franco nació en Tupiza, Potosí, y tiene 30 años. Empezó como asesor de despacho el 3 de diciembre de 2019 en temas de negocios internacionales y arbitraje internacional, gestión institucional y derecho comparado. Es investigador de normativa extranjera, desburocratización y políticas públicas.

También se tituló con honores de la Facultad de Ciencias Empresariales y Derecho de la UPB, con mención académica en Derecho Corporativo. Es máster en Derecho de Regulación de Negocios Internacionales, Litigio y Arbitraje de la Universidad de Nueva York. Fue consultor para la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de la Información y Comunicación (Agetic) para la redacción del Proyecto de Ley de Apoyo al Emprendimiento y Economía Digital.