Expresión de la riqueza cultural en el Salar de Uyuni, Potosí.

El sector es el cuarto generador de recursos del Producto Interno Bruto (PIB) del país y es la única opción para mitigar los efectos económicos del COVID-19.

Freddy Choque / Bolivia Digital

Como medida para paliar los efectos de la desaceleración económica mundial y la baja de precios del petróleo y minerales a causa de la pandemia del coronavirus, la Cámara de Operadores de Turismo (Canotur) planteó al Gobierno invertir y generar mayores incentivos en la industria turística por ser el cuarto generador de recursos (4,6%) del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Juan Luzio, representante del sector, mencionó que los operadores de turismo expresaron su preocupación por la grave crisis y emergencia sanitaria que vive el país y el mundo; sin embargo, aseveró que no se asumen acciones correctas para frenar el desequilibrio económico que genera el COVID-19, en el sentido de que el turismo en Bolivia genera el 4,6% ($us 600 millones año) del PIB.

“Entonces, la única opción que tendría Bolivia para los siguientes años, a raíz de la baja de los carburantes y minerales, es fomentar la industria turística para liberarnos de la actividad extractivista (…). Expertos mencionaron que las industrias del futuro para Bolivia son la alimentación y el turismo, pero lastimosamente no se les toma ese interés”, subrayó.

En ese contexto, planteó asumir acciones inmediatas para cuidar y fomentar la industria sin chimeneas, ya que después no habrá nada que incentivar.

“No podemos seguir esperando, entendemos que el primer tema es la salud, pero no se debe descuidar el tema económico. Esa situación nos debería ayudar a asumir conciencia y enfocarnos más en la actividad turística, ya que se tiene una gran gama de ecosistemas y biodiversidad, además de una riqueza cultural; esperemos que Bolivia se dedique a este rubro que contribuirá a recuperar nuestra economía”, recalcó Luzio.

Empleos

El representante de Canotur mencionó que la recesión económica y la paralización de actividades por el COVID-19 en Bolivia generaron un grave perjuicio y afectación para el sector y que de mantenerse estará en peligro el futuro de los más de 350 mil empleos directos que genera el sector en las distintas cadenas de logística (líneas aéreas, hotelería, gastronomía, entre otros).

“Muchos países están preocupados por esta situación y están actuando, por ejemplo, en el Perú se dan grandes incentivos y se canceló el 80% de los salarios a los trabajadores hasta fin de año; en Bolivia se está actuando de esa manera, necesitamos incentivos tributarios, recursos para pagar sueldos, incentivos crediticios, en todos los casos de manera inmediata, porque después será tarde y ya no habrá nada que hacer”, lamentó.