Carabineros irrumpen de manera violenta con carros lanzaagua y gases para dispersar a los manifestantes. (Foto: Prensa Latina)

• Telesur /

Al menos diez personas fueron detenidas y otras 18 resultaron heridas luego de la represión de funcionarios de Carabineros y la Policía chilena contra una marcha desarrollada ayer a favor del pueblo mapuche.

Convocada por diversas etnias originarias, la marcha por la resistencia mapuche y autonomía de esos pueblos aglutinó a alrededor de mil personas congregadas en el parque Bustamante de Santiago de Chile (capital), quienes después de una ceremonia pretendían avanzar por La Alameda hasta el Cerro Huelén.

En el marco del Día del Encuentro entre Dos Mundos, que se conmemora cada 12 de octubre, los movilizados querían hacer un llamado a la reivindicación, pero antes de avanzar funcionarios de Carabineros los reprimieron con carros lanzaagua y gases.

Los manifestantes respondieron con palos y piedras en enfrentamientos que se extendieron al menos por 40 minutos, según la agencia de noticias AFP.

La Policía reportó en Twitter “una mujer herida por fuegos artificiales, 17 carabineros lesionados de diversa consideración, nueve detenidos por desórdenes y uno por porte de arma a fogueo”.

La vocera de la organización mapuche en Santiago, Belén Paillán, destacó: “Si salimos a la calle, no es porque esto lo consideremos un festival, todo lo contrario, creemos que las calles hay que recuperarlas y lo que buscamos finalmente es denunciar todos los atropellos que hemos vivido como mapuches”.

Además denunció la represión desmedida y brutal de Carabineros, aseguró que tenían como fin hacer la ceremonia y entregar su mensaje cuando los funcionarios irrumpieron violentamente para detenerlos. “Incluso antes de haber dado un paso a la calle”, agregó.

La información de las autoridades policiales refiere que entre los detenidos “nueve fueron por desórdenes y una por el porte de arma de fogueo”, mientras más de diez funcionarios presentan lesiones.

La reivindicación territorial y el reclamo de reconocimiento estatal de los mapuches provocó en la última década una escalada de violencia en varias regiones del sur del país, con ataques incendiarios a haciendas y camiones, e incluso algunos homicidios.

La situación volvió a cobrar fuerza en el estallido social a partir de octubre de 2019 y fue incorporada a la Convención Constituyente que debe redactar una nueva carta magna, cuya presidenta —la mapuche Elisa Loncon— y 17 de sus 155 miembros representan a pueblos originarios.

linkedin