La tecnología con la que cuenta la Aben hace del Centro de Medicina Nuclear un referente a nivel latinoamericano. (Foto:

• Redacción Central/

La Agencia Boliviana de Energía Nuclear, ABEN, invitó al cardiólogo nuclear Ricardo José Geronazzo, de la Fundación de Diagnósticos por Imágenes de Argentina, para brindar un taller a médicos bolivianos sobre el alcance de la tecnología con la que cuenta el Centro de Medicina Nuclear de El Alto.

El especialista se reunirá hoy con cardiólogos bolivianos para darles a conocer las bondades y capacidades de los modernos equipos de diagnóstico con los que cuenta el Centro de Medicina Nuclear de El Alto.

“Vamos a difundir ante los médicos de la ciudad, las capacidades de cardiología nuclear que tiene el Centro de Medicina Nuclear. Vamos a dar mañana en la conferencia, que va a ser un taller interactivo con los médicos referentes, sobre todo cardiólogos que van a venir a ver, cuáles son las bondades del método y a interactuar con preguntas y respuestas para resolver sus dudas e inquietudes”, explicó Geronazzo.

Ricardo Geronazzo.

La ABEN quiere promocionar los equipos del Centro de Medicina Nuclear que tiene múltiples funciones para el diagnóstico y Geronazzo buscará mostrar la forma de usarlos y generar un vínculo entre el centro y los médicos bolivianos, porque la medicina es multidisciplinaria y se requiere trabajar en equipo, para favorecer los resultados del paciente. Lo ideal es generar un equipo interdisciplinario entre los cardiólogos y los otros especialistas.

Mañana, el experto hará pruebas y calibraciones del equipo de diagnóstico SpetCt para realizar los estudios cardiológicos.

En marzo, junto a otros eximios expertos en medicina nuclear, Geronazzo realizo exámenes en pacientes oncológicos con total éxito, logrando detectar la enfermedad. El momento fue histórico, porque por primera vez en el país se efectuaba este tipo de análisis.

El SpetCt es una tomografía computarizada por emisión de fotón único (SpetCt, por sus siglas en inglés) se utiliza con mayor frecuencia para diagnosticar o controlar los trastornos cerebrales, los problemas cardíacos y los trastornos óseos y existe un equipo en El Alto trabajando desde marzo. Otros dos estará trabajando este año en Santa Cruz y La Paz.

Los estudios en el tomógrafo integral fundamentalmente sirven para la prevención de enfermedades cardiovasculares, inclusive para prevenir un infarto.

“La nobleza de estos estudios es que pueden prevenir infartos en poblaciones determinadas, en personas que tengan alto factor de riesgo como pacientes con hipertensión o diabetes entre otros factores de riesgo”, dijo el experto.

Con el estudio se puede saber el estado del corazón para detectar una cardiopatía isquémica, o enfermedad de las arterias coronarias provocada por el estrechamiento de las arterias que van al corazón.

Para efectuar el estudio se requieren radiofármacos como el tecnecio 99 que adosado a la molécula de sestamibi se puede lograr ver la circulación del músculo cardíaco y así ver la complicación que pueda tener el corazón.

“La tecnología que tiene (el Centro de Medicina Nuclear) El Alto es de punta, tiene un nivel internacional y si se desarrolla como corresponde; puede ser uno de los centros de referencia de América Latina tranquilamente”, explicó.

ABEN capacitó a más de 40 profesionales en especialidades en medicina nuclear para la apertura del Centro que hoy trata el cáncer. Los becarios estudiaron maestrías durante años en Argentina.

Esta gestión se hará lo mismo con tres médicos, que se especializarán en medicina nuclear cardiaca, ya que el país no cuenta con especialistas nucleares en la rama de cardiología.

Como parte del contrato con Invap, la empresa argentina de alta tecnología dedicada al diseño, integración, y construcción de plantas, equipamientos y dispositivos en áreas de alta complejidad como energía nuclear, tecnología espacial, tecnología industrial y equipamiento médico y científico, deberá capacitar a profesionales cardiólogos.

Para Gironazzo el objetivo fundamental es formar a profesionales, mientras tanto se dará un apoyo remoto y mediante las visitas para ir tratando de generar esa formación que dura aproximadamente dos años.