La directora de Régimen Penitenciario de Cochabamba, Pamela Suárez. (Foto: Opinión)

Bolivia Digital

La directora de Régimen Penitenciario de Cochabamba, Pamela Suárez, informó este martes que ante la falta de trabajo de la gobernación y alcaldías, se recibirá apoyo de Cáritas Bolivia para reforzar la asistencia a los privados de libertad en esta emergencia sanitaria por coronavirus.

“En este momento se está trabajando con la fundación Cáritas Bolivia, institución que ha solicitado un informe indicando si se tiene una zona de aislamiento y justamente se tiene una en el recinto de El Abra. Cáritas va a donar botellones de oxígeno, pruebas de tamizaje y los medios de transporte”, indicó.

Añadió que se establecerá un espacio para realizar la ‘oxinoterapia’ para los privados de libertad que tengan COVID-19 a fin de tratarlos en ese lugar.

Está previsto dotar botellones de oxígeno, por lo menos, en cada centro penitenciario que también tienen sus áreas de aislamiento.

“La Dirección de Régimen Penitenciario del departamento de Cochabamba continúa trabajando para reforzar el tema de bioseguridad y alimentación de los reclusos a pesar de estar abandonados por la gobernación y la alcaldía”, afirmó.

La autoridad aseguró que los tres centros penitenciarios que están en el municipio de Cercado fueron desconocidos por el municipio y en los casos de las alcaldías de Quillacollo y Sacaba, no colaboran de manera correspondiente, por eso, instituciones como Cáritas Bolivia y otras entidades privadas respaldan en la emergencia sanitaria.

Respecto a la Gobernación de Cochabamba, manifestó que en reiteradas ocasiones se solicitó que en vez de dar el prediario, se podía organizar la olla común, como se hace en El Abra, pero no se tuvo respuesta.

“Recién la Gobernación pidió un informe técnico sobre el tema y hoy martes se remitirá el documento con el consentimiento de los directores de los recintos, quienes están totalmente de acuerdo, porque ha sido un tema neurálgico la alimentación; con ese informe estaríamos viabilizando este para que determine de una vez la Gobernación hacer una olla común”, explicó.

Suárez remarcó que se está trabajando constantemente, proveyendo a los centros penitenciarios de insumos, medicamentos y, ante la ausencia de apoyo de los gobiernos locales, se coordina con otras instituciones.