El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.
  • Ahora El Pueblo Digital /

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, afirmó este martes que su despacho recusará a jueces, en el caso Nallar, las veces que sean necesarias porque lo que se busca es “una sentencia ejemplar” y porque nadie puede quitar libremente la vida a otro.

“No va a quedar impune la muerte de dos policías y un voluntario del Gacip y si tenemos que recusar a más jueces dentro del territorio nacional lo vamos hacer porque queremos tener una sentencia ejemplar para que nadie más se anime a quitarle la vida a alguien dentro del territorio nacional”, sostuvo durante una conferencia de prensa.

El domingo, el Ministerio de Gobierno informó que como parte denunciante en el caso del triple asesinato en Porongo, Santa Cruz, el 21 de junio, recusó al juez de La Guardia, Rodrigo Vedia, por presunta “parcialización” con el principal imputado, Misael Nallar, a quien se benefició con una orden de traslado de la cárcel de Chonchocoro, La Paz, a Palmasola, Santa Cruz.

“(El juez) viene adoptando decisiones ilegales y de parcialización impidiendo la prosecución de un juicio transparente e imparcial, el Ministerio de Gobierno ha planteado recusación para apartarlo del conocimiento del caso”, dice el comunicado institucional difundido por redes sociales.

Del Castillo explicó que tras una reunión con el equipo jurídico del Ministerio se evidenció que el juez tuvo “elementos que han demostrado su parcialización con la otra parte dentro del proceso que está investigando el Ministerio Público (…) Mi persona se ha comprometido personalmente con los familiares de las víctimas de hacer justicia y es eso lo que siempre vamos a buscar en este y en otros casos que suceden en nuestro país”.

El Ministerio de Gobierno inició las acciones correspondientes para denunciar ante la instancia correspondiente al juez Vedia.

“Esperemos que estas autoridades que están investigando los procesos disciplinarios y penales correspondientes también puedan coadyuvar con las investigaciones. El pueblo boliviano no necesita jueces corruptos, no necesita fiscales corruptos ni policías corruptos”, indicó.

El sargento mayor Eustaquio Olano, el sargento primero Alfonso Chávez y el voluntario del Grupo de Apoyo Civil a la Policía Boliviana (Gacip), José David Candia, fueron acribillados en Porongo la tarde del 21 de junio. Se tiene a Nallar como el principal autor de los hechos.