Según datos municipales, desde que se inició la pandemia por el COVID-19, en marzo, hasta la fecha fallecieron 301 personas por esa enfermedad. (Foto: El Periódico)

ABI

El Cementerio General de La Paz habilitó más espacios para el entierro de cuerpos con coronavirus COVID-19, lo que permitirá dar un «alivio por unos días» hasta que se defina el lugar definitivo del nuevo camposanto de la ciudad, por lo que se analizan varias alternativas, informó el alcalde Luis Revilla.

«Hemos podido habilitar algunos espacios adicionales (sin precisar cuántos) en el Cementerio General, por unos días, eso nos ha permitido no tener inconvenientes», explicó.

El pasado fin de semana, un grupo de vecinos de la zona de Pura Pura bloquearon la autopista La Paz-El Alto, en rechazo a la habilitación de un cementerio para personas fallecidas con COVID-19, un proyecto impulsado por el municipio.

Ante ese rechazo, Revilla aseguró que se analizan varias alternativas y que a través del diálogo con los vecinos se dilucide esa habilitación, ante el incremento de inhumaciones y otros servicios en el Cementerio General.

En pasados días, el director de Empresas, Entidades y Servicios Públicos de la Alcaldía de La Paz, Martín Fabbri, explicó que el Cementerio General habilitó «entierros en el suelo» para rebajar los costos del servicio a Bs 400 bolivianos, además del servicio cremación que ahora es de Bs 700, por cuerpo, lo que regularmente costaba Bs 2.224.

Ese proyecto edil para el nuevo cementerio pretende convertir el terreno de 5.000 metros cuadrados en un área verde, tipo jardín, con todos los servicios que exige esta categoría de camposanto, además de aplicar los protocolos sanitarios para los cadáveres.

Según datos municipales, desde que se inició la pandemia por el COVID-19, en marzo, hasta la fecha fallecieron 301 personas por esa enfermedad.