Enfermeras en los corredores del Centro de Aislamiento COVID-19. (Foto: AMN)

Es una opción efectiva para cortar la cadena de transmisión del COVID-19.

Bolivia Digital

El Centro de Aislamiento COVID-19 de la Alcaldía es una opción efectiva para cortar la cadena de transmisión de la pandemia, garantiza atención médica oportuna y seguridad a pacientes bajo monitoreo, además de que reduce la posibilidad de estigmatización de los internados y sus familias, destacó entre los beneficios el alcalde Luis Revilla.

El espacio cuenta con 650 camas para personas con cuadro sospechoso y casos leves. La estrategia de cortar el ciclo de contagio fue definida en reunión interinstitucional, donde la Alcaldía paceña coordinó con su homólogo de El Alto, la Gobernación y el Gobierno.

Para hacer efectivo este plan, el alcalde Luis Revilla anunció el jueves, junto a la presidenta Jeanine Áñez, que el centro de aislamiento sea en el Hotel Real Plaza, dado que cuenta con la infraestructura adecuada y es el que estuvo disponible en la inmediatez de la emergencia sanitaria.

Hoy la autoridad aclaró que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó “que los centros de aislamiento sean hoteles”.

“Son personas que tienen síntomas leves y sospechosos y son ellos los que tienen que estar aislados y con las comodidades necesarias”, enfatizó Revilla.

Recordó que sostuvo conversaciones con la Cámara Departamental de Hotelería y le informaron que el único disponible para prestarse al servicio era el Hotel Real Plaza. “Está claro que es la única opción que teníamos”, afirmó.

Finalmente, descartó la posibilidad de que el Campo Ferial Chuquiago Marka sea habilitado, ya que no cuenta con calefacción ni habitaciones con baño privado que permitan un efectivo aislamiento de los pacientes.

“La gente tiene que estar aislada dentro de habitaciones, de nada sirve que estén saliendo y entrando como en el campo ferial”, agregó.