Una de las carpas que se instala en la Villa Olímpica, donde se albergarán casos sospechosos de coronavirus. (Foto: Captura)

 

Gabriela Ramos /Bolivia Digital

Trinidad contará con un centro de aislamiento y un hospital de campaña para aislar a las personas que presentan casos leves o son sospechosos de coronavirus (COVID-19). Ambas infraestructuras suman una capacidad para albergar a 680 personas.

Durante la inspección al espacio donde se instalará el hospital de campaña, en la Villa Olímpica, el ministro de Defensa, Luis Fernando López, detalló que en este sitio se podrá albergar entre 150 y 180 personas.

En el campus universitario de la Universidad Autónoma del Beni (UAB) se podrá internar a 500 personas, pero se habilitarán espacios para 200, de manera inicial, según la disponibilidad de médicos, pero más adelante se podría usar la totalidad del cupo disponible.

“Este será un campamento militar, junto con las instalaciones de la piscina olímpica y el coliseo, donde hay los servicios necesarios. Vamos a abarcar cupos para 150 a 180 personas (…). En la universidad habrá capacidad para 200 personas, pero la meta es que ingresen 500 personas más adelante”, declaró la autoridad.

López aseguró que tanto el hospital de campaña como el centro de aislamiento deben estar montados hasta el viernes o máximo hasta el domingo. Ambos espacios deben estar en pleno funcionamiento hasta el lunes por la mañana, pues ese día comienza el encapsulamiento en Trinidad, para rastrear casos de coronavirus, casa por casa, mediante brigadas médicas.

Ambas medidas están enmarcadas dentro de un plan de contingencia para frenar el avance del brote de coronavirus en Beni, donde ya se diagnosticaron 1.142 infectados, lo que ubica al departamento como el segundo más afectado en todo el país; el primer lugar lo ocupa Santa Cruz.

Todos los casos confirmados en Beni se presentaron en los últimos 30 días y los servicios hospitalarios de la capital y de ciudades como Riberalta ya colapsaron, porque varios de los primeros pacientes positivos eran médicos, enfermeras o personal de salud. Incluso, el gobernador beniano, Fanor Amapo, resultó infectado y actualmente se encuentra en cuarentena domiciliaria.

El plan de contención fue puesto en marcha por el Gobierno nacional, que envió seis ministros de Estado a la región, en coordinación con la Organización Panamericana de Salud (OPS), autoridades de la Gobernación de Beni, del municipio de Trinidad, asesores técnicos, Fuerzas Armadas y la Policía.

El operativo de encapsulamiento

El Ministro de Defensa detalló que, a primera hora del lunes, las Fuerzas Armadas (FFAA) se movilizarán para garantizar que no haya circulación de personas ni de vehículos en esa urbe.

Además, el personal militar acompañará las brigadas médicas, que ingresarán a los barrios para hacer un barrido casa por casa y revisarán a todos los habitantes, buscando casos sospechosos de COVID-19.

En caso de encontrar personas con síntomas, y si estas no tienen condiciones de aislamiento en su hogar, serán llevadas al hospital de campaña o al centro de aislamiento, previa valoración médica.

El objetivo es cortar la cadena de contagios, para que los posibles infectados no contagien a sus familiares o allegados.

“Nadie sale de sus casas, el encapsulamiento será como un censo, estamos evaluando incluso dejar un adhesivo o distintivo en las puertas de las casas que ya fueron visitadas”, añadió.

De manera preliminar se planificó que la medida dure una semana, pero López indicó que este aspecto será definido recién, aunque adelantó que podría durar entre cinco a seis días.

“Luego continuará la cuarentena rígida, con el rol de salidas establecido de acuerdo con la terminación de la cédula de identidad», precisó.

El Ministro de Defensa exhortó a la población de Trinidad a no salir de sus casas mientras dure el encapsulamiento. “Es responsabilidad de todos alcanzar los objetivos trazados con el plan de contención», enfatizó.