El canciller Ribera conversa con su colega de Bolvia, Karen Longaric, sobre la situación de los bolivianos retenidos en su país. (Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores).

Mauricio Quiroz Terán / Bolivia Digital

Al menos 950 ciudadanos bolivianos emprenderán el viaje de retorno gracias a un operativo humanitario coordinado a nivel diplomático. La canciller Karen Longaric agradeció la predisposición de su colega Teodoro Ribera por este nuevo gesto de colaboración. 

Los connacionales, quienes migraron a Chile para emplearse en trabajos temporales, se vieron sin trabajo por efecto de la crisis sanitaria que provocó el coronavirus (COVID-19).

Ante este escenario, empeorado por la imposibilidad de los connacionales de retornar en condiciones normales, optaron por acampar en las jardineras que están frente a las oficinas del Consulado de Bolivia en Santiago.

El Canciller chileno explicó a través de un mensaje emitido a través de sus redes sociales que coordinó el operativo humanitario para que estas personas reciban todas las atenciones para ser embarcadas hacia Iquique, donde cumplirán con la cuarentena de 14 días que exige el protocolo del país para evitar la propagación del coronavirus.

“El coronavirus no es solamente un tema de Chile, el coronavirus no reconoce fronteras, no reconoce idiomas, no reconoce diferencias”, aseguró Ribera tras destacar la necesidad de una cooperación bilateral, especialmente entre países limítrofes. 

Bolivianos acampan frente al consulado boliviano en Santiago. (Foto: MSM).

Ribera detalló que la operación es coordinada con las autoridades regionales y locales de su país y precisó que los ciudadanos bolivianos recibirán un apoyo de la Organización Mundial para las Migraciones durante los días de aislamiento en Iquique.

“Llegamos a un acuerdo para garantizar condiciones dignas para que nuestros compatriotas que están en Providencia (la comuna donde se encuentran las oficinas del Consulado de Bolivia) realicen la cuarentena en Iquique antes de retornar a Bolivia”, apuntó Longaric.

Solidaridad

El Arzobispado de Santiago informó que acogió en total a 950 migrantes bolivianos que se encontraban acampando frente al Consulado de Bolivia en Providencia, con el impedimento de regresar a su país por la crisis sanitaria del COVID-19.

“Pusimos tres espacios a disposición de esta delicada situación sanitaria, de tal forma de ayudar en la emergencia que se ha producido frente al Consulado de Bolivia. Es una solución que encontramos y también las municipalidades y otras autoridades de Gobierno están aportando caminos para esto. Por el momento es una solución para que se puedan hospedar en un espacio más digno que la calle”, informó el obispo auxiliar de Santiago, Cristián Roncagliolo, de acuerdo con radio Agricultura.

Testimonios

Marina Ramírez, boliviana de la ciudad de Cochabamba, señaló: “Necesito irme a Bolivia, tengo a mis hijas allá y un bebé; nosotros venimos solamente a trabajar para mantener a nuestras familias. En Chile hay muy buenas personas, muy rápido dan trabajo al boliviano. Todos estos días de Semana Santa he estado orando. Yo tengo mucha fe, soy muy católica y solo he pedido que no estén enfermos”.

Luis Flores, quien se encuentra en la misma situación, expresó: “No tenemos dónde llegar y tenemos que esperar, no sabemos cuándo vamos a llegar a nuestro país porque somos varios, la mayoría son puras familias. Solo nos queda esperar y dar las gracias a la Iglesia”.

Se espera que la empresa cholena PullmanBus traslade a la totalidad de las familias durante este miércoles. El siguiente paso lo tendrá el Gobierno Regional de Tarapacá, donde está Iquique, para trasladar a las familias a Bolivia.