Bolivia Digital

El viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa, informó este jueves que cerca de 300 privados de libertad se beneficiaron con el decreto Presidencial de Indulto y Amnistía, emitido para reducir el hacinamiento en las cárceles por la pandemia del coronavirus (COVID-19).

“Ya tenemos cerca de 300 personas que se beneficiaron con este decreto presidencial de indulto y amnistía”, manifestó Issa.

La autoridad explicó que el Ministerio de Gobierno – antes que sea promulgada dicha norma – agilizó los trámites administrativos ante la justicia mediante la selección de los documentos que son requeridos.

El 9 de abril, la Presidenta Constitucional, Jeanine Áñez, aprobó el Decreto de Indulto y Amnistía para todos los privados de libertad con más de 58 años, excepto a quienes se encuentren recluidos por violar niños o haber cometido feminicidio, entre otros delitos considerados graves.

El Decreto Presidencial favorece a privados de libertad varones mayores de 58 años y damas de 55 que tengan más de dos hijos, personas que delinquieron por vez primera, o que tengan enfermedades de base que podrían complicarse con el virus.

Con este beneficio, no podrán acogerse los que hubieran incurrido en delitos de violación, asesinato, feminicidio o tráfico de sustancias controladas, entre otros.

“Lo que pasa es que se tiene que hacer un pequeño trámite con el decreto de indulto, al margen que se ha coordinado con la mayoría de los Tribunales de Justicia para favorecer a todos los beneficiarios”, apuntó el viceministro.

A la fecha, existen al menos 18.671 personas privadas de libertad en las 48 cárceles del país. Del total, el 80% no tienen sentencia.