Los compradores y vendedores que asisten a las ferias eventuales y centros de abasto en El Alto no cuentan con las medidas de bioseguridad. (Foto: Archivo)

Reynaldo J. González / Bolivia Digital

Desde este lunes rigen nuevas medidas de flexibilización de la cuarentena contra la expansión del coronavirus (COVID-19) en la ciudad de El Alto. Por un lado, se permitirá el trabajo de lunes a viernes del 40% del transporte público, previo cumplimiento de la implementación de una serie de medidas de bioseguridad; y por otro, se permitirá la instalación de distintas ferias zonales al 50% de su capacidad los días martes y jueves.

Según explicó la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, ambas medidas apuntan a “proteger” a la ciudadanía alteña ante el accionar, durante los pasados dos meses, de personas que incumplieron las restricciones de la cuarentena total, o se aprovecharon de ella, para hacerse de réditos económicos en desmedro de quienes sí cumplieron con la normativa.

“No ha sido una decisión fácil, pero estamos conscientes de que si no asumíamos esta disposición, si no flexibilizábamos las condiciones (de la cuarentena), lo que realmente estábamos incentivando era que los vehículos (que violaban la cuarentena) se conviertan en un transporte de COVID-19 (…). Hemos visto gente que se ha aprovechado de la necesidad de trabajo, gente que transitaba sin cumplir con las medidas”, aseveró en contacto con radio Panamericana.

Chapetón afirmó que un fenómeno similar se dio en el caso de las ferias zonales que, a pesar de estar prohibidas, continuaron realizándose en diferentes barrios sin que las autoridades o las asociaciones de gremiales puedan efectuar los controles correspondientes.

“Hemos visto en estas semanas que mucha gente se ha aprovechado para poder reordenar, desorganizar las ferias zonales, particularmente con ventas ambulantes”, sostuvo.

En este sentido, la autoridad explicó que las medidas de flexibilización asumidas en el marco del establecimiento de una cuarentena dinámica, por parte del Gobierno central, apuntan a establecer una serie de controles estrictos en el trabajo del transporte público y de los gremiales en coordinación con estos sectores.

En el caso del primero, por ejemplo, se acordó con la Federación Andina de Choferes de El Alto la obligatoriedad de medidas como la instalación de cabinas de aislamiento para los conductores al interior de los vehículos, la restricción diaria al 60% del parque automotor del rubro según el último dígito de las placas, la reducción de la cantidad de pasajeros por cada movilidad y la restricción de los horarios de tránsito de 05.00 a 14.00.

El estricto cumplimiento de todas estas disposiciones —explicó Chapetón— quedará a cargo no solo de la Policía Boliviana, Fuerzas Armadas y de funcionarios de la Alcaldía, sino también de los mismos sindicatos de choferes de El Alto. Las sanciones irán desde el decomiso de placas, en el caso de infracciones leves, hasta el decomiso de motorizados, la detención de ocho horas de los conductores y el pago de multas de Bs 2.000 en el caso de infracciones graves.

Por otra parte, se permitirá la instalación de ferias zonales solamente los martes y los jueves en horario limitado de 7 a 12 del día, con restricciones del 50% en la cantidad de gremiales, además del uso obligatorio de barbijos y el establecimiento de distancias entre los puestos de venta.

La Alcaldesa aprovechó para subrayar que la situación en El Alto con relación a la pandemia no es de las peores, pese al mantenimiento de su clasificación de “riesgo alto” por parte del Ministerio de Salud.

“Se ha estado controlando (la expansión del coronavirus) gracias al cumplimiento de la cuarentena. A lo largo de estas semanas la mayoría de la población ha hecho un gran sacrificio para evitar el contacto físico. Tenemos 148 casos registrados, 10 fallecidos, 60 recuperados y 68 casos activos con características de enfermedad leve”, informó.

Asimismo, Chapetón destacó el trabajo conjunto con la Alcaldía de la ciudad de La Paz, no solo en la atención de la población de ambas ciudades en el Hospital del Norte y el Hospital La Portada, sino también en la recepción de casos provenientes de las provincias del departamento.

La autoridad adelantó además que para las próximas semanas se prevé la habilitación del Hospital del Sur y del Hospital Holandés para la atención de casos de coronavirus.