INT14 - F2 - CHILE SDPNOTICIAS

 

EFE – Edición impresa

El atropello de un joven por parte de un carro policial durante una manifestación, la noche del viernes, en la capital chilena mantuvo ayer conmocionado al país y despertó las críticas de gran parte de la sociedad y de organismos internacionales.

El joven fue embestido por un zorrillo, nombre popular con el que se conoce a los camiones de los Carabineros (Policía chilena), cuando se encontraba en Plaza Italia, zona cero del estallido social y donde fue convocada un viernes más una manifestación contra la desigualdad que derivó en disturbios.

El manifestante, según se observó en una multitud de videos en las redes sociales, fue atropellado por un carro policial mientras corría y estampado contra otro vehículo. Inmediatamente, cientos de personas acudieron a socorrerle y el zorrillo salió huyendo.

Pese a la crudeza de las imágenes, el joven solo sufrió una fractura de pelvis y se encuentra ingresado en un hospital de la capital chilena en condición estable, según el estatal e independiente Instituto Nacional de los Derechos Humanos (INDH).

La Fiscalía chilena imputó cargos al carabinero autor del atropello y un juzgado ordenó que se presente una vez al mes ante las autoridades mientras continúen las investigaciones.

“¿De qué sirven las charlas sobre DDHH que se da a los Carabineros si en la calle siguen actuando con brutalidad extrema? Los autores materiales y los mandos a cargo de la operación deben ser destituidos y sancionados penalmente. Si eso no ocurre y pronto continuarán los abusos”, denunció en Twitter el director para América de la ONG Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco.