INTER16-F2-CHILE - ARCHIVO

 

AFP /Bolivia – Edición impresa

En librerías, a través de internet o en las calles, los chilenos agotan las ediciones de su Constitución —un legado de Augusto Pinochet—, en pleno proceso para cambiarla.

El texto legal es el libro de no ficción más vendido en la última semana en las librerías de Santiago y también en el comercio callejero, que florece estos días al calor de las multitudinarias marchas.

“La Constitución chiquillos… barata, para que votemos”, gritaba un vendedor en la avenida Alameda, donde vendía a 1.000 pesos (1,3 dólares) la versión pirata de la Carta Magna.

“¡Quema esa weá (tontera) hermano!”, le gritó un transeúnte al pasar a su lado, desconfiado del acuerdo que la semana pasada alcanzó el Congreso para llamar en abril a un plebiscito en el que se votará por un cambio de la Constitución y se definirá el mecanismo del cambio, en un intento por acallar las protestas sociales que estallaron hace un mes en Chile.

En kioscos del centro de Santiago el libro era el best seller del momento: “No era un libro muy cotizado y ahora se venden 10 o 12 al día; es un aumento considerable”, relata a la AFP Emanuel Rivas, un venezolano de 31 años que lleva dos viviendo en Santiago, que vendía el texto en un puesto del centro de la ciudad.