INTER - Hong Kong lider- AFP

 

EFE y AFP / China – Edición impresa

El presidente de China, Xi Jinping, elogió ayer el trabajo de la controvertida jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, durante una visita oficial de esta a Pekín, y destacó que ella trabajó mucho en situaciones difíciles, luego de que las fuerzas policiales aumentaron el nivel de represión contra los manifestantes. 

“Frente a las dificultades y las presiones, Lam se ha mantenido firme sobre el principio de ‘Un país, dos sistemas’ (que rige la relación entre Hong Kong y China), ha gobernado acorde con la ley y ha seguido comprometida”, elogió Xi, en declaraciones recogidas por la prensa hongkonesa.

La excolonia británica atraviesa desde junio la peor crisis desde su devolución a China en 1997, con actos prácticamente diarios para exigir reformas democráticas y oponerse a lo que los manifestantes consideran una creciente injerencia de Pekín en los asuntos locales.

El movimiento ha exigido además la renuncia de la impopular Lam, pero Li Keqiang, el primer ministro chino, afirmó que Pekín otorga su inquebrantable apoyo al ejecutivo hongkonés para mantener a largo plazo la prosperidad y estabilidad en Hong Kong.

“El Gobierno central reconoce plenamente los esfuerzos que usted y su ejecutivo están realizando” dijo Li, luego de una entrevista con Lam en Pekín.

“Trabajaste mucho en situaciones complicadas”, apuntó el presidente chino, dirigiéndose a la Mandataria, cuya elección al cargo depende directamente de una previa aprobación del régimen de Pekín.

Asimismo, el líder chino reiteró su apoyo a la Policía de Hong Kong, sobre la que pesan acusaciones de abuso de poder y brutalidad en su respuesta y dispersión de las protestas que se han ido sucediendo en las calles de la excolonia británica desde principios de junio.

Se trata de la segunda vez que Xi y Lam se reúnen en dos meses (lo hicieron el 4 de noviembre, antes de unas elecciones a consejeros del distrito en las que la oposición a Lam logró una mayoría arrolladora), y Xi indicó que este año ha sido el más difícil desde el regreso de Hong Kong a la soberanía china, en 1997.

Bajo el sistema de “un país, dos sistemas”, Hong Kong disfruta de libertades desconocidas en el resto de China. 

El Primer Ministro dijo que el ejecutivo de Lam hizo todo lo posible para mantener la estabilidad social en medio de una inédita y complicada situación.

“Hong Kong debe superar esta situación. El gobierno local debe proseguir su trabajo, detener la violencia y el consecuente caos, según las leyes, y restaurar el orden” afirmó ante Lam el ministro Li Keqiang.

El 8 de diciembre se produjo en Hong Kong una de las mayores manifestaciones prodemocracia de los últimos meses, con la presencia según los organizadores de 800 mil personas movilizadas de forma pacífica. 

Las elecciones locales del 24 de noviembre fueron abrumadoramente ganadas por el campo prodemocracia frente a los partidos pro Pekín. 

Las protestas llegaron de manera masiva a las calles el 9 de junio a raíz de un controvertido proyecto de ley de extradición, ya retirado por el Gobierno, pero mutaron hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos de Hong Kong.

Lam recibirá apoyo económico de Pekín

Carrie Lam aseguró en Pekín tras reunirse con el presidente chino, Xi Jinping, que el Gobierno central sigue apoyándola y que va a ofrecer “políticas económicas favorables” encaminadas a desactivar las protestas en la ciudad financiera.

En una rueda de prensa en la capital del gigante asiático, donde se encuentra desde el sábado, Lam desgranó a los líderes chinos la situación en la excolonia británica, que según ella ha mejorado pese a reconocer “problemas de raíz”.

“Hay muchos problemas de raíz que debemos investigar, y tenemos que establecer un comité independiente para estudiar lo que ha pasado. Hay que encontrar los problemas y ofrecer soluciones”, dijo.