Imagen referencial.

EFE / Bolivia Digital

China podría tener en septiembre una vacuna para aplicarla en trabajadores sanitarios en una “situación de emergencia” por coronavirus, indicó hoy el director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de ese país, Gao Fu.

El también virólogo y epidemiólogo explicó que, si la enfermedad vuelve a reproducirse a gran escala, las vacunas —que aún se encuentran en la segunda o tercera fase de ensayos clínicos— estarían listas para usarse en estos funcionarios.

“Quizás en septiembre podríamos tener una vacuna para ser usada en emergencia, por ejemplo, si tenemos una emergencia con un brote del virus de nuevo (…) podría ser usada por grupos especiales como los trabajadores sanitarios”, dijo Gao en una entrevista con el canal internacional de la televisión estatal china.

Gao estimó que a principios del próximo año las vacunas que ensaya China podrían estar disponibles para aplicarse en personas sanas, aunque “todo dependerá de la evolución del proceso de investigación y desarrollo”.

Dijo que actualmente los científicos chinos trabajan en dos vacunas “candidatas” para contrarrestar el COVID-19 y que están bajo ensayos clínicos: “una es una vacuna de vector de adenovirus y la otra es una inactivada, ambas en la segunda fase de experimentación clínica”.

Habitualmente, para que una vacuna pueda estar disponible y aplicarse en uso masivo se tarda entre 12 y 18 meses, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), porque es el período en que se afinan las pruebas y ultimas detalles de esa medicina.

Pero debido al desarrollo científico y a la urgencia de la situación actual, las primeras vacunas podrían ser proporcionadas en septiembre en caso de un rebrote del virus para los galenos y enfermeros, ya que la producción masiva para el resto de las personas “tardará unos meses más”.

China está probando actualmente hasta cinco diferentes opciones de vacunas, y las dos cuyos ensayos clínicos han entrado en la segunda fase han sido desarrolladas por el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan del Grupo Nacional Farmacéutico Chino y un laboratorio en Pekín de la compañía Sinovac Biotech.