El puesto de peaje entre las ciudades de El Alto y La Paz. (Foto: Vías Bolivia)

Bolivia Digital

El aporte de los choferes en las trancas, que fue congelado por casi un año debido al conflicto con la dirigencia, debería ser utilizado para la canasta familiar que beneficie a este sector, señaló el ejecutivo del Sindicato Eduardo Abaroa, Lucio Quispe.

Agregó que esta propuesta fue hecha a la ministra de Culturas, Martha Yujra, para su consideración debido a que el sector de los transportistas se siente discriminado por no haber sido tomado en cuenta y aclaró que, como toda familia, tiene hijos en escuelas, colegios o universidades que deben mantener y con esta cuarentena no cuentan con recursos económicos para hacerlo.

“Según el ministro Iván Arias, la propuesta del sector sindicalizado está en intención, pero Vías Bolivia tendría que informar cuánto es exactamente, aunque presumimos que debería haber más de 1,5 millones de bolivianos que podrían ser distribuidos entre los compañeros más necesitados, con eso se reforzaría la canasta familiar”, manifestó Quispe en entrevista con Cadena A.

El dirigente insistió en que si el Gobierno hizo retención de esos recursos, estos tendrían que ser utilizados para el sector.

“Al margen de que se haya aclarado o no, no sé si rindieron cuentas y si dicen que lo hicieron, entonces quedaría aclarada la figura”, comentó.

El diputado Víctor Borda señaló al respecto que se deben arreglar estos problemas.

“Se hizo un corte y desde ese corte se siguen cobrando los 20 centavos, pensamos que se sigue acumulando y el Gobierno tiene potestad, con aval nuestro, de utilizar esos fondos para la canasta familiar”, declaró.

Por lo tanto, Quispe considera que primero se debe beneficiar a los asalariados y a algunos asociados en caso de que la respuesta sea positiva.

“Los secretarios generales veríamos a cuánto se daría, lo importante es el compañero asalariado que gana 60 bolivianos al día”, destacó.