Se instaló un túnel de desinfección en el ingreso al edificio de la alcaldía de Chulumani. (Foto: Radio Yungas)

Bolivia Digital

A seis días de confirmarse la existencia de un enfermo por COVID-19 en Chulumani, en los Yungas de La Paz, el alcalde Vladimir Vera informó que por recomendación médica se promulgó una ley municipal que dicta el encapsulamiento para evitar la propagación del virus.

Además de enfatizar que la población tiene que entender que la medida se tomó para precautelar la salud y la vida de la comunidad, Vera informó que los martes y jueves la población distribuida en siete distritos rurales podrá abastecerse de alimentos: el martes, las personas cuyo último número de la cédula termine en 1 o 5, y el jueves las que tengan entre el 6 y el 0.

Tanto el burgomaestre como el director de la Red de Salud, Gróver Callejas, confirmaron que solo existe un caso confirmado en Chulumani y que en los demás municipios yungueños no hay ningún sospechoso.

Ambos pidieron a los pobladores que eviten las especulaciones y que serán las autoridades las responsables de brindar datos oficiales.

“En esta semana estamos redoblando el control en las poblaciones, y en las ferias repartiremos barbijos para que todos nos cuidemos. La ciudadanía tiene que acatar y como autoridades tenemos la misión de evitar el ingreso del coronavirus”, señaló Vera.

El control militar y policial continúa en la zona, desde el puente Chajro hasta Chulumani.

Siete distritos conforman el municipio de Chulumani, con una población aproximada de 21.619 habitantes, según proyecciones del Instituto Nacional de Estadística.

Los habitantes deben trasladarse desde sus comunidades hasta la capital Chulumani, que es el centro de abastecimiento de productos de primera necesidad.