Una de las salidas de Añez a un centro médico especializado donde se le hizo una valoración. (Foto: Archivo)

• Redacción Central /

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) rechazó la solicitud de medidas cautelares presentada por la defensa de la expresidenta de facto Jeanine Añez, lo que demuestra que su vida nunca estuvo en riesgo en el penal de Miraflores y que, desde que cumple la detención preventiva, no fueron vulnerados sus derechos humanos.

El pedido lo había hecho el 27 de agosto, luego de que intentó quitarse la vida al interior de su celda, donde está recluida preventivamente mientras se investiga su participación en el caso denominado Golpe de Estado.

“Al respecto cumplo con informarle que, teniendo en cuenta la información remitida a la CIDH por ambas partes (Jeanine Añez y su hija Carolina Ribera), el expediente correspondiente a la presente solicitud de medidas cautelares fue oportunamente cerrado”, indica el documento enviado al canciller Rogelio Mayta.

Añez había pedido al Estado que cumpla con el artículo 41 de la Convención Americana para garantizarle el derecho a la vida y la salud, en su condición de privada de libertad, tratamiento médico adecuado, oportuno y especializado.

Añadió que las personas privadas de libertad que padezcan enfermedades graves, crónicas o terminales no deben permanecer en establecimientos carcelarios.

“Sobre la temática de detención preventiva, decían que se estaba violando los principios y buenas prácticas sobre la protección de las personas privadas de libertad en las Américas, la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer, declaración sobre principios  fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder, las reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de reclusos y los principios para la protección de los enfermos mentales y el mejoramiento de la atención de la salud mental”, recordó Mayta.

La CIDH trató esta solicitud y pidió la información necesaria del Estado boliviano, instituciones determinadas y a otras fuentes pertinentes.

“El Estado respondió a todas las interrogantes y requerimientos de información y la CIDH ha tenido los elementos objetivos para tomar una decisión, y fruto de la evaluación que ha realizado, ha denegado la procedencia de otorgar medidas cautelares a las dos personas, Jeanine Añez y Carolina Ribera”, agregó el canciller.

El documento

“Al respecto, considerando lo anterior y la información aportada por ambas partes, la Comisión considera importante que el Estado continúe garantizando las condiciones dignas de detención, en cumplimiento con los estándares interamericanos mínimos en la materia”, indica la nota, por lo que reafirma que el Estado boliviano ha cumplido y cumple con los estándares internacionales con relación a detención preventiva.

“Lo anterior, proveyendo de atención y/o tratamiento médico físico y mental adecuado, especializado y continuo, ya sea dentro o fuera del centro penitenciario, buscando, en la medida de lo posible, el consenso con los médicos de confianza de la propuesta beneficiaria y su consentimiento informado. Asimismo, la Comisión considera fundamental la permanencia de aquellas medidas adoptadas para garantizar los derechos de la señora Añez, como las visitas y el acompañamiento permanente de sus familiares”, remarca.

“De esta nota se tiene claro algo, nunca ha estado en riesgo la vida de Jeanine Añez, al menos no por una conducta relacionada con su detención preventiva, ejecutada por las instancias del Estado”, apuntó Mayta.

A pesar de esta determinación, los interesados pueden hacer otra solicitud a la CIDH si creen que hay algún riesgo.

Exigencias

Esta disposición echa por tierra las demandas de políticos de oposición, plataformas, activistas y familiares de Añez que anteriormente se habían movilizado en demanda de su libertad porque aseguraban que su vida corría peligro al no recibir un trato adecuado, sobre todo médico en la cárcel.

Todas las demandas y exigencias de sus seguidores, las declaraciones y las cartas de Añez, incluso las afirmaciones de su hija que responsabilizaba al Gobierno si algo le pasaba no contaron con sustento y, según el canciller Mayta, fueron una puesta en escena con el afán de cuestionar al Estado.

Se da la razón a Régimen Penitenciario

Luego de conocer la determinación de la CIDH, el director general de Régimen Penitenciario, Juan Carlos Limpias, ponderó “el trabajo coherente” en el marco del respeto de los derechos humanos y de los privados de libertad del país.

“La CIDH da la razón a la administración penitenciaria y al Estado boliviano en el trabajo que se hace para precautelar  la salud, los derechos e integridad de Añez”, dijo.

Recordó que Régimen Penitenciario dejó que los médicos de Añez actúen con los del Estado, autorizó juntas médicas para definir tratamientos y que su familia la acompañe.

“Sale a la luz que lo que se hizo se cumplió a cabalidad por el bien de ella”, apuntó.

linkedin