La enfermera Amanda Miller ayuda a la enfermera Kristyna Saja mientras se pone el equipo de protección personal (PPE) antes de cuidar a un paciente COVID-19 en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en Sharp Grossmont Hospital en medio de la pandemia de coronavirus en La Mesa, California. (Foto: AFP)

Los hallazgos de la investigación de la Universidad de Hong Kong explican la mayor transmisibilidad de Covid-19.

Infobae

Los ojos son una ruta importante para el coronavirus hacia el cuerpo humano, de acuerdo con una investigación de la Universidad de Hong Kong que encontró que la cepa es hasta 100 veces más infecciosa que el síndrome respiratorio agudo severo y la gripe aviar a través de los orificios faciales y las vías respiratorias. El estudio refuerza el consejo al público de no tocarse los ojos y de lavarse las manos regularmente para evitar la infección.

Las pruebas de laboratorio revelaron que el “nivel de virus” del SARS-Cov-2 – la cepa de coronavirus que causa la enfermedad Covid-19 – es mucho mayor que para el SARS en las vías respiratorias superiores y las conjuntivas, las células que recubren las superficies de los ojos.

El equipo dirigido por el médico Michael Chan Chi-wai, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, se convirtió en uno de los primeros del mundo en aportar pruebas de que el coronavirus puede infectar a los seres humanos a través de ambos puntos de entrada cuando publicó sus conclusiones en el último número de la revista The Lancet.

“Cultivamos tejidos del tracto respiratorio y los ojos humanos en el laboratorio y los aplicamos para estudiar el SARS-Cov-2, comparándolo con el Sars y el H5N1. Descubrimos que el SARS-Cov-2 es mucho más eficaz para infectar la conjuntiva humana y las vías respiratorias superiores que el Sars, con un nivel de virus entre 80 y 100 veces mayor”, dijo Chan.

“Esto explica la mayor transmisibilidad de Covid-19 que la del SARS. Este estudio también pone de relieve el hecho de que los ojos pueden ser una ruta importante de la infección humana por SARS-CoV-2”, añadió el Chan.

Las conclusiones del estudio, recuerda el sitio South China Morning Post, ponen en tela de juicio la suposición ampliamente extendida en las primeras etapas de la crisis sanitaria de que el personal médico estaría adecuadamente protegido con máscaras y ropa protectora N95, sin necesidad de utilizar gafas especiales.

Un trabajador de salud se prepara para realizar pruebas de frotis de nariz durante una campaña de prueba de coronavirus realizada en el hospital Diriyah en la capital saudita, Riad, el 7 de mayo de 2020 en medio de la pandemia COVID-19. (Foto: AFP)