El ingreso a la cárcel de Palmasola, Santa Cruz. (Foto: Radio Éxito)

Bolivia Digital

El coronel Luis Céspedes, gobernador de la cárcel cruceña de Palmasola, informó que a la fecha ya suman cuatro los fallecidos: tres sospechosos por COVID-19 y uno por paro cardíaco, en tanto que otros cinco reos fueron aislados en el ambiente que se habilitó (guardería) mientras reciben la atención médica correspondiente.

“Hay otros 12 presos que fueron derivados a los hospitales San Juan de Dios, Japonés y Pampa de la Isla. Solo uno de los cuatro murió por coronavirus y aún esperamos que los resultados nos confirmen o descarten que los otros tres fueron víctimas de la pandemia”, detalló.

En las siguientes horas, el gobernador de Palmasola se reunirá con autoridades departamentales de Santa Cruz y con el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, para hacerles conocer las necesidades y los requerimientos de los privados de libertad, como medicinas y otros insumos de bioseguridad.

Por otra parte, los reclusos de la cárcel paceña de San Pedro hicieron una colecta para comprar mochilas fumigadoras industriales que permitirán desinfectar la penitenciaría, que alberga a cerca de 2.500 personas, la mayoría con detención preventiva.

En pasadas horas se reforzaron las acciones de fumigación, es así que se desinfectaron nuevamente los ambientes internos y externos.

Por disposición de los propios reclusos, desde finales de marzo se suspendieron las visitas a esta cárcel y sus familiares solo dejan alimentos y otros enseres en la puerta de este recinto, previa desinfección.

Los reos no quieren acercarse a sus familiares hasta que finalice la pandemia, situación que precautelará su salud, puesto que a la fecha no hay casos sospechosos en esta cárcel ni en otro recinto penitenciario de La Paz.