Transporte público en La Paz. (Foto: AMN).

Erika Ibargüen A. /Bolivia Digital

La circulación de vehículos según placas y menor cantidad de pasajeros en su interior son parte de algunos de los temas agendados para tratar el lunes entre el alcalde de La Paz, Luis Revilla, y  la Federación de Choferes Primero de Mayo.

Estos temas serán discutidos para ponerlos en práctica cuando se flexibilice la cuarentena, dependiendo del comportamiento de la población.

El sindicato de transportistas aceptó ayer la invitación de la Alcaldía para dialogar sobre las necesidades del sector, ante la urgencia económica que se presenta por el confinamiento y restricciones nacionales.

“Hemos sostenido comunicación con la federación de choferes y a partir de la próxima semana vamos a trabajar en mesas de trabajo. En la oportunidad se escuchan sus propuestas, como la circulación de acuerdo al número de placas tres veces a la semana, y también la disminución del número de pasajeros. Esto lo han planteado ellos mismos”, precisó el burgomaestre.

Mencionó que se discutirá la manera de implementar las sugerencias, “pero cuando esto sea posible, de flexibilizar la cuarentena, ahora no estamos en esa circunstancia”, agregó.

La decisión de La Paz y El Alto de extender la cuarentena rígida por una semana más fue el golpe de timón en la dirigencia de los choferes de ambos municipios. Inicialmente, la posición de la Federación Primero de Mayo fue de retomar actividades, esto en consonancia con el homólogo sindical alteño, la Federación de Choferes Andina.

Sin embargo, los dirigentes optaron por dialogar con las alcaldías de ambos municipios para definir acciones hacia una posible cuarentena flexibilizada.

Los transportistas en la Paz plantean reducir el número de asientos habilitados, usar equipos y trajes de bioseguridad, aislar el interior de sus coches y fumigarlos. El transporte libre quiere trabajar tres veces a la semana, hasta que se vuelva a la normalidad.

Rubén Sánchez, representante de la Federación Primero de Mayo, plantea trabajar algunos días a la semana. También espera que su sector sea atendido con los beneficios económicos del Gobierno nacional y la decisión en el sistema financiero de retomar los cobros de deudas por créditos a partir de junio.

El sindicato de transportistas espera que el alcalde Luis Revilla sea un interlocutor de sus necesidades hacia la presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez.