Varias personas hacen fila para comprar productos en estos centros de abasto. (Fotos: Érika Ibargüen)

Érika Ibargüen / Bolivia Digital

El mercado ubicado en el cruce de villas (Villa Copacabana, Villa San Antonio y Pampahasi) recibe todos los días, de 07.00 a 12.00, a personas de estas y otras zonas aledañas que se dan cita para abastecerse de verduras, frutas, abarrotes y otros artículos de primera necesidad que en esta etapa de crisis a causa del coronavirus no son fáciles de encontrar.

Día que pasa, día que los ciudadanos aprenden más acerca de lo peligroso que es caminar por las calles sin respetar el cronograma de salidas de acuerdo con el último dígito de sus cédulas de identidad, tal como señala el decreto en el que el Gobierno instruye a los bolivianos realizar sus compras de 07.00 a 12.00, de lunes a viernes, y de forma ordenada.

La orden señala que los lunes pueden acudir a los centros de abasto las personas cuyo dígito de su cédula de identidad termina en 1 y 2, el martes 3 y 4, miércoles 5 y 6, jueves 7 y 8 y viernes 9 y 0; el sábado y domingo, nadie puede salir de casa.

Los guardias de la Alcaldía y miembros de las Fuerzas Armadas y Policía Boliviana controlaban hoy que las personas que ingresen a este centro de abasto sean las que tienen el carnet terminado en 5 y 6, por lo que no se registró ningún percance.

“Las personas están más ordenadas, al principio hasta trataron de burlarnos, ingresaban por calles pequeñas, pero creo que poco a poco toman conciencia y ayer y hoy no tuvimos ningún problema, solo hay que apurar a que terminen sus compras al mediodía, y para eso las dueñas de los centros de abasto deben cerrar sus puertas”, señaló el guardia municipal Denis Cruz.

Dentro del mercado, las vendedoras ofrecen sus productos, mantienen el precio de algunos y especulan con otros.

En la planta baja se encuentran las carnes, la de res desde Bs 40, 42, 44, 46 y 48 el kilo, lo cual depende del corte y si es de primera o no; el pollo se vende en Bs 18 el kilo y el de cerdo a Bs 16. El kilo de salchichas Sofía a Bs 32.

En el primer piso están las verduras y lo primero que se acaba son los tomates, si usted desea comprarlos a las 10.00 ,ya casi no los encuentra, se lo vende a Bs 5 la libra, el brócoli Bs 7, zapallo Bs 5 la libra, el pimiento morrón a Bs 5, la cebolla Bs 3, el pepino dos unidades por Bs 3, el camote Bs 5 la libra y otros productos varían de un puesto al otro de uno a dos bolivianos.

“Las vendedoras aprovechan siempre las circunstancias, sean buenas o malas. En este caso se trata de un virus que está acabando con las vidas y estas señoras (caseras) no tienen conciencia y le suben los precios a todo, incluso si está en mal estado; nosotras, las amas de casa, tenemos que comprar porque no nos da el tiempo de elegir mejores productos”, dijo Esther Ramírez, una vecina de Villa Copacabana que le tocó salir hoy a abastecerse de alimentos.

Otra vecina manifestó que ella acostumbra comprar sus productos cada día porque vive sola con su pequeña hija, ahora debe comprar para una semana, pero su economía no le alcanza.

“La estamos pasando mal porque soy vendedora de refrescos hervidos y gano poco, pero me da para comer al día, en cambio ahora no estoy ganando y no puedo comprar para toda la semana, ojalá pase esto porque no sé qué más puedo hacer”, dijo la mujer, quien prefirió mantenerse en el anonimato.

La presidenta Jeanine Áñez anunció ayer que el Gobierno distribuirá una canasta familiar gratuita a 1,6 millones de hogares y pagará el consumo de luz de las familias cuya factura no exceda los 120 bolivianos, además del 50% de las tarifas de agua y gas durante los siguientes tres meses, en el marco de las medidas de contención para enfrentar la ralentización económica que causa la cuarentena decretada para evitar la propagación del coronavirus.

Esta medida ayudará a aquellas personas que no tengan ningún ingreso en esta etapa.