• Frank Ibañez /

Los cívicos cruceños no lograron amedrentar a la población de esa región que apuesta por el trabajo y la reactivación económica del país, pese al paro de 48 horas que anunciaron para esta jornada y mañana.

La medida, que es la segunda asumida en demanda de la realización del Censo en 2023, va en franco desconocimiento  de la decisión asumida en el Consejo Nacional de Autonomías y es impulsada también por el gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho. “Estamos acá expresando a Santa Cruz y decirle a (Fernando) Camacho que no vamos a parar las juntas vecinales, apoyamos a la gente humilde a que siga trabajando, el paro ha hecho un retroceso. Solo trae fracaso económico”, dijo Agripino Pachacota, presidente de la Unión de Juntas Vecinales del Distrito 12.

«Comerciantes, transportistas y la FUL han descartado el paro porque no existen argumentos, estamos cumpliendo y desarrollando la socialización y las reuniones técnicas”, Gabriela Alcón, viceministra de Comunicación.

Por su parte, Bismark Daza, secretario general de la Federación 16 de Noviembre, afirmó: “Rechazamos el paro porque este momento es para reactivar nuestra economía”.

De igual manera, el Transporte Federado del Departamento de Santa Cruz decidió, en un ampliado, rechazar cualquier medida de presión impulsada por la élite cruceña que afecte a la población.

“Hemos manifestado al alcalde nuestro apoyo, primero, y segundo no queremos más paros”, expresó Édgar Fernández, dirigente de los transportistas urbanos de 28 instituciones y líneas de Microbuses del Plan Tres Mil.

La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, aseguró que son varios los sectores, organizaciones e instituciones que se desmarcaron de la protesta cívica y resaltó que Camacho no representa a todo el departamento oriental y que la insistencia de ir al paro significa que no está leyendo la realidad de un pueblo que quiere trabajar.

“Comerciantes, transportistas y la FUL han descartado el paro porque no existen argumentos, estamos cumpliendo y desarrollando la socialización y las reuniones técnicas para que se establezcan esos estándares de despolitización del Censo”, sostuvo la autoridad.

«Hemos sido tácitos y categóricos en el punto donde hablamos del paro cívico. Definitivamente hay un sentimiento del pueblo en que no debe haber paro, hemos coincidido en que debemos trabajar en una ruta crítica, en un cronograma”, Pedro Damián Dorado, vicepresidente de Amdecruz.

Hace pocos días, el alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, desconoció las decisiones de los grupos cruceños. Fernández se retiró de la reunión del denominado Comité Interinstitucional Impulsor del Censo, luego de rechazar la determinación de ir nuevamente a un paro para pedir que el Censo se realice en 2023, tal como sucedió el 25 de julio.

“Si queremos ser democráticos abramos el escenario sobre el Censo. Porque no es solo el Comité Cívico, no son los políticos que tienen que tomar decisiones, aquí tienen que haber otros sectores que nunca participaron”, indicó la autoridad edil.

Por su parte, Lucio Vedia, dirigente de la Federación Departamental de Juntas Vecinales de Santa Cruz, aseguró: “El paro es un perjuicio para la ciudadanía, el pueblo y la mayoría de la gente que trabaja para el día. Yo creo que Camacho y Rómulo Calvo no están representados por todos los sectores, ellos no pueden decidir por todos nosotros”.

A su vez, mediante una carta pública, la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM-Bolivia) desautorizó a la Comisión lnterinstitucional de Santa Cruz para hablar a nombre de los municipios y demandó respetar las decisiones de “consenso” asumidas en torno a la encuesta nacional.

«El paro es un perjuicio para la ciudadanía, el pueblo y la mayoría de la gente que trabaja para el día. Yo creo que Camacho y Rómulo Calvo no están representados por todos los sectores, ellos no pueden decidir por todos nosotros”, Lucio Vedia, dirigente de la Federación Departamental de Juntas Vecinales.

“Desautorizar categóricamente los planteamientos unilaterales y no consensuados de la Comisión lnterinstitucional acerca del Censo Nacional y que se tomen definiciones pasando por encima a los gobiernos municipales del país y sus entidades de representación, pretendiendo menospreciar a las autonomías municipales”, establece el primer punto de la carta.

La FAM reivindicó los acuerdos alcanzados con el Gobierno sobre el Censo, en el marco del Consejo Nacional de Autonomías (CNA) y reuniones con los nueve alcaldes de ciudades capitales y El Alto, con quienes, precisamente, se acordó un proceso de socialización del proceso censal y su despolitización.

La Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz) también manifestó su posición en contra del paro, como ocurrió la anterior vez. “Hemos sido tácitos y categóricos en el punto donde hablamos del paro cívico, definitivamente hay un sentimiento del pueblo en que no debe haber paro, hemos coincidido que hay que trabajar en una ruta crítica, en un cronograma”, afirmó Pedro Damián Dorado, vicepresidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz.

«Si queremos ser democráticos abramos el escenario sobre el Censo. Porque no es solo el Comité Cívico, no son los políticos que tienen que tomar decisiones, aquí tienen que haber otros sectores que nunca participaron”, Jhonny Fernández, alcalde de Santa Cruz.

Durante la semana, Fernández sostuvo una reunión con representantes de la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz) y el directorio de la Federación Universitaria Local de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno, en la que acordaron trabajar de manera coordinada en mesas técnicas por el Censo de Población y Vivienda.

La Federación Universitaria Local (FUL) de la Uagrm decidió también marginarse del paro y dejó solo a su rector Vicente Cuéllar, quien es parte de quienes organizan las protestas.

Por otra parte, organizaciones sociales de Santa Cruz, aglutinadas en el Bloque Oriente, se declararon en emergencia y rechazaron la medida de los cívicos. Ignacio Parapaino, secretario de Justicia de la organización, remarcó la decisión de los sectores sociales de trabajar con normalidad y calificó la medida de presión como el reflejo de intereses personales de los cívicos cruceños.

“Fue una decisión unánime rechazar el paro cívico, tomando en cuenta que solo es un perjuicio para las familias cruceñas”, detalló Parapaino.

«Quieren generar un ambiente de disconformidad. Hay un plan para gestar un segundo golpe de Estado. Ahora quieren apelar a la fuerza, recurren a estrategias paramilitares y gestan la movilización queriendo decir que hay disconformidad”, Édgar Montaño, ministro de Obras Públicas.

El ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, consideró que pretenden gestar un segundo golpe de Estado.

“Quieren generar un ambiente de disconformidad.  Hay un plan para gestar un segundo golpe de Estado. Ahora quieren apelar a la fuerza, recurren a estrategias paramilitares y gestan la movilización queriendo decir que hay disconformidad”, señaló la autoridad.

El representante de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz “Apiaguaiki Tüpa”, Franklin Vargas, dijo refiriéndose a la medida, que “no se va a permitir que se hagan más paros cívicos, ya han visto la fuerza que tiene el movimiento campesino y si se continúa con estas medidas nosotros vamos a “cercar todo el departamento”.

COB advierte a la derecha cruceña que defenderá al gobierno de Arce

La Central Obrera Boliviana (COB), mediante un pronunciamiento, le advirtió a la derecha y cívicos cruceños que no permitirá que prosperen sus afanes desestabilizadores para orquestar un nuevo golpe de Estado. Afirmó que defenderá al gobierno del presidente Luis Arce.

El ente matriz de los trabajadores bolivianos se declaró en emergencia e hizo conocer su posición frente a la intención del gobernador de Santa Cruz, Fernando Camacho, cívicos y políticos de derecha de generar un conflicto por la reprogramación del Censo Nacional de Población y Vivienda.

“Los trabajadores del país, así como el pueblo en su conjunto, hemos analizado (la actual coyuntura) en los diferentes eventos nacionales y resolvimos que no permitiremos un nuevo intento de golpe de Estado, no dejaremos que se viole la democracia y el voto mayoritario del pueblo (…) saldremos a defender nuestros derechos y al Gobierno Constitucional que hoy está encabezado por nuestro Presidente y Vicepresidente: Lucho y David”, señala parte del pronunciamiento.

La Central Obrera Boliviana COB, convoca a sus afiliados para este 17 de febrero a un ampliado nacional para determinar el porcentaje del incremento salarial 2022. FOTO/Roberto ARANDA/APG

Camacho, cívicos cruceños y políticos alineados a la derecha intentan generar un foco de conflicto por la reprogramación del Censo y demandan que este se desarrolle en 2023, pese a que ocho gobernadores y representantes de autonomías indígenas, universidades y organismos internacionales respaldan la organización del evento censal para 2024.

“La COB exige a los gobernantes de Santa Cruz integrarse al Consejo Nacional de Autonomías, escenario en que deben debatir y plantear sus necesidades a favor de la población cruceña; asimismo, dejen de lado sus medidas de presión que solamente perjudican a la economía de nuestro Estado”, señala el documento.

Demandan que los cívicos dejen de lado sus medidas de presión, pues estas solo perjudican a la economía nacional; de lo contrario, los trabajadores saldrán a las calles para contrarrestar estas manifestaciones  con todos sus instrumentos y mecanismos de lucha, refiere el documento.