POL9-F1-VOTACION - APG

 

Redacción central – Edición impresa

La propuesta para que el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez convoque a elecciones generales y renueve el Órgano Electoral vía decreto supremo cobra fuerza, mientras las posibilidades de diálogo aún no se consolidan.

El ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, dijo que el Gobierno no descarta llamar a nuevas elecciones por decreto supremo ante la falta de acuerdos con el Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

“Si vemos que hay dificultades para poder convocar a las elecciones, una de las sugerencias que va a hacer el Ministerio de la Presidencia a la señora presidenta (Jeanine Áñez) es que de manera inmediata convoquemos a elecciones a través de algún otro instrumento legal”, declaró a radio Panamericana.

La propuesta fue secundada por el expresidente Jorge Tuto Quiroga. El exmandatario sugirió remitirse a la jurisprudencia de 2005, cuando el entonces presidente Eduardo Rodríguez Veltzé convocó a elecciones generales a través del Decreto Supremo 28228 (de 6 de julio de 2005).

“Como el país no puede estar secuestrado por los parlamentarios del MAS, tenemos los proyectos de convocatoria a elecciones y designación de vocales electorales”, manifestó Quiroga en conferencia de prensa.

En su criterio, no existirían problemas en la designación de vocales electorales porque hay antecedentes en el nombramiento de autoridades interinas en el Banco Central de Bolivia (BCB) o la entonces Corte Suprema de Justicia efectuadas en la gestión del expresidente Evo Morales.

“Llamamos a los parlamentarios del MAS para que los próximos días den una salida y sino que la presidenta Áñez convoque por decreto a elecciones y designe a la gente del Tribunal Supremo Electoral y los tribunales departamentales en consulta con la sociedad civil, con los representantes de los sectores de la sociedad civil del país porque lo demanda este momento histórico y que va a ser respaldado por la comunidad internacional para elecciones democráticas y justas”, sostuvo.

El senador de la bancada de Unidad Demócrata (UD), Óscar Ortiz, dijo que la ALP no debe sesionar hasta concertar la conformación de los nuevos integrantes del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y la convocatoria a nuevas elecciones generales con la mediación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Unión Europea (UE) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Asimismo, anunció la impugnación a la conformación de directivas de las cámaras de Senadores y Diputados que realizó el MAS porque estarían “viciadas de nulidad”. Para el exparlamentario y constitucionalista Luis Vásquez Villamor es prioritario que se convoque a comicios nacionales porque la crisis no puede durar mucho tiempo.

“La crisis debe ser resuelta rápidamente, porque sino va a colapsar el cuerpo social e institucional de la democracia boliviana”, alertó.

A los pedidos de una inmediata convocatoria de elecciones generales se sumó el expresidente Carlos de Mesa.

“Esta situación debe ser resuelta con una convocatoria pronta a elecciones”, sostuvo la exautoridad.

“Nuestra propuesta es que a través de una ley se haga una convocatoria inmediata al proceso electoral cumpliendo rigurosamente el Artículo 169 de la Constitución, que establece los plazos que el actual Gobierno transitorio tiene para llevar adelante ese proceso”, afirmó.

Ese artículo fija un plazo de 90 días para la convocatoria a elecciones. Mientras las posturas se van decantando por un decreto, el diálogo alentado por la Iglesia Católica todavía no da señales.