Los galenos durante su protesta esta mañana en Cochabamba. (Foto: APG)

Bolivia Digital

Existe preocupación en el sector salud de Cochabamba, que hoy se declaró en emergencia, después de que una enfermera y un médico fueran aislados por prevención. El representante de los trabajadores en salud, Adalid Gutiérrez, cuestionó al Sedes departamental por no destinar recursos para el personal médico.

“El hospital Viedma sigue con el problema de falta de respiradores, pese a que el Gobierno entregó toda la indumentaria no se lo está viendo, especialmente en el área rural”, afirmó el dirigente.

A la carencia de material e insumos de bioseguridad se suma la falta del pago de salarios de febrero y marzo a médicos y enfermeras en Quillacollo, denunciaron funcionarios de salud, quienes pidieron mayor atención de las autoridades debido a que su sector, así como policías y militares, es vulnerable y está expuesto a la enfermedad.

Héctor Montaño, alcalde de Quillacollo, manifestó que desconoce los motivos del retraso en el pago de salarios al personal en salud y señaló que pedirá informes a la dirección administrativa y financiera del Hospital.

“Imposible que no les hayan pagado. Si se les debe es porque ellos no generaron la planilla de sueldos”, señaló Montaño.