El ministro Álvaro Coímbra. (Foto: Ministerio de Justicia)

ABI / Bolivia Digital

El ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, ratificó que se investigará hasta encontrar a los responsables de incurrir en corrupción en la compra de 170 respiradores españoles, sin importar si el autor es una autoridad de estado.

“La instrucción de la Presidenta y de este Gobierno es que, más allá de cualquier tipo de corrupción, se debe investigar desde el primero hasta el último y si alguien tiene que pagar por esto, sea ministro, sea director o sea viceministro, lo va a pagar”, aseveró la autoridad en entrevista con el programa El Mañanero, que se difunde por Red Uno.

Según Coímbra, ahora son investigados todos los que han sido parte del proceso de adquisición de esos equipos, que incluye a los asesores, técnicos que elaboraron informes y autoridades que firmaron el contrato.

Por tanto, “si la MAE (Máxima Autoridad Ejecutiva) también tiene alguna responsabilidad, tengan la seguridad que (también) será investigada. Todos los que han participado en el proceso de contratación van a ser convocados y el ministro (de Salud, Marcelo Navajas) seguramente será convocado”, insistió.

Ayer fueron aprehendidos el director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, y el director de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Giovanni Pacheco.

Coímbra explicó que el Ministerio de Salud fue la unidad solicitante de los respiradores, mientras que la Aisem, como unidad ejecutora, tendría que haber realizado el proceso de contratación viendo los precios referenciales y en qué lugares había el equipamiento requerido.

Pero “aquí lo indignante, lo que no tiene perdón, es que se haya comprado equipos a tres veces más el precio y que haya gente del anterior gobierno (como Valenzuela) incluida en esto, (entonces hay) una susceptibilidad de que esto haya sido a propósito”, manifestó.

El ministro reveló que desde el 15 de mayo solicitó a la Aisem que proporcione al Gobierno una copia del proceso de adquisición de los respiradores, sin embargo la unidad omitió la entrega.

“No tengan duda de que nosotros vamos a llegar al fondo de esto y se irá quien se tenga que ir, y también será procesado quien tenga que ser procesado. No vamos a permitir que nadie haga negocios en este desastre que estamos viviendo (…) y no vamos a perdonar a las personas que hayan querido hacer negocios (con la salud)”, concluyó.