Sesión de la Comisión de Gobierno, Defensa y Fuerzas Armadas de la Cámara de Diputados. (Foto: Diputados)

• Romina Montoya /

La Comisión de Gobierno, Defensa y Fuerzas Armadas de la Cámara de Diputados pedirá un informe escrito al ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, para conocer qué uso se dio a los gases lacrimógenos adquiridos con sobreprecio en 2020 y la actuación específica de esa cartera durante la administración de Jeanine Añez.

La diputada Magaly Gómez, presidenta de dicha comisión legislativa, informó que esa instancia hace un seguimiento a los delitos e irregularidades que se cometieron durante la adquisición de los agentes químicos con sobreprecio, y que involucran al exministro Arturo Murillo, así como a sus colaboradores más cercanos.

“Como asambleístas nacionales hemos estado haciendo el seguimiento (a las investigaciones) e hicimos una Petición de Informe Escrito (PIE) al ministro Del Castillo sobre el uso de gases lacrimógenos y la actuación de esta cartera de Estado durante el régimen”, señaló a los periodistas.

La legisladora detalló que, entre 2019 y 2020, le llamó la atención las denuncias de una serie de irregularidades en la mencionada cartera de Estado y que a partir de los actuados jurídicos inició la investigación y fiscalización a las normas del Servicio de Administración de Bienes y Servicios (SABS) y la de contrataciones, halló inconsistencias en los informes preliminares a los que la comisión de Gobierno, Defensa y Fuerzas Armadas accedió

“Definitivamente cala en la sensibilidad de la población boliviana que se haya decidido por la compra de agentes químicos para el uso exclusivo de la Policía Boliviana, justo en un momento en que prácticamente estuvo quebrada la democracia en el país”, destacó.

El informe que solicita la comisión al Ministerio de Gobierno pretende conocer qué personal de Gobierno y de la Policía Boliviana participó en el proceso de contratación del material disuasivo.

El extitular de Gobierno Arturo Murillo, su jefe de gabinete Sergio Méndez y tres ciudadanos estadounidenses fueron detenidos entre el 21 y 22 de mayo en Estados Unidos, acusados de soborno y lavado de dinero por la compra irregular de los gases.