El vocero presidencial, Jorge Richter. (Foto: Gonzalo Jallasi)

• Guadalupe Castillo /

Los cívicos de Santa Cruz y el gobernador Luis Fernando Camacho, quienes conforman el Comité Interinstitucional, están “presos” de la radicalidad de su discurso respecto al Censo, por eso a través de diversos proyectos de ley en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) buscan encontrar una salida poco vergonzosa para cerrar el paro, afirmó el vocero presidencial, Jorge Richter.

“Están presos de su propia radicalidad de discurso, de la exacerbación a la que han conducido determinados grupos en Santa Cruz para defender la consigna política de 2023, y están presos también de la rigidez de lo que ha sido ese pedido de 2023, que no le ha dado espacio para negociar”, expresó ayer el portavoz.

Señaló que Rómulo Calvo, presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz; Camacho, gobernador de Santa Cruz; y Vicente Cuéllar, rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), saben que el Censo 2023 no tiene ninguna posibilidad y lo reconocen “puertas adentro”.

Ante esa situación, lamentó que para que estas autoridades no pierdan sus liderazgos siguen tratando de probar suerte en la ALP para encontrar algún argumento que les sea de utilidad.

“Ellos tienen en sus manos primero la responsabilidad humana y segundo la política de situarse frente a la gente y decirle que han cometido un desborde en las proyecciones: ‘No lo hemos logrado, pero Santa Cruz y el resto del país tienen asegurados los recursos y escaños’”, dijo.

Recordó que la fecha del Censo de Población y Vivienda, a través del Decreto Supremo 4824, está definida, y la reasignación de escaños con la Ley 026 está normada en Bolivia, a pesar de eso se mantiene el paro “inmisericorde” en Santa Cruz. 

El vocero criticó la falta de empatía de los representantes del Comité Interinstitucional con el pueblo cruceño, pues prefieren imponer sus objetivos de orden político a costa del sufrimiento de la población.

“Habiéndose dado todas las respuestas que se necesitaban, el paro se mantiene violentando y generando una situación muy crítica con la población en Santa Cruz. Ya tiene otras intensiones de orden político”, agregó.

Richter apuntó a que la gente del Comité Interinstitucional, al ver que el paro fracasó, trasladó el conflicto de Santa Cruz a la ALP y busca establecer dos escenarios, uno en la capital cruceña con movilizaciones y otro en La Paz; todo para que Camacho, Calvo y Cuéllar puedan encontrar una salida no vergonzosa para cerrar la medida de presión.

“Saben que son minoría en la Asamblea, y se quiere llevar adelante el tratamiento de una ley para que se rechace, porque saben que hay un decreto, y con eso se exculpan de todo lo que han significado los 33 días de paro y decirles a los cruceños que hicieron los intentos para encontrar una puerta que los conduzca dignamente al cierre de la medida de presión”, dijo Richter.