POLXXX-F2-CASCOS- JALLASI

 

Víctor Hugo Chambi O./Bolivia/Edición Impresa

Héroes y Heroínas de la democracia 

Entrevista a Luis Rodrigo Tarqui
Activista

La ciudad de Pagador no estuvo al margen de las movilizaciones y protestas por el fraude que se perpetró el 20 de octubre, es por eso que los jóvenes de esa ciudad se organizaron y movilizaron en su ciudad para enfrentar a los grupos de choque del Movimiento al Socialismo (MAS), poco tiempo después se trasladaron a la ciudad de La Paz para ser parte del grupo de “los cascos amarillos” y recuperar la democracia. Aquí su testimonio de esa lucha.
Cuente quién es y de dónde viene.

Soy Luis Rodrigo Tarqui, representante de los jóvenes de Oruro, nosotros también vinimos acá, a la ciudad de La Paz, porque vimos que los jóvenes últimamente no estaban siendo tomados en cuenta.

¿Cómo surge este movimiento de resistencia y recuperación de la democracia?
Surge a iniciativa de muchos grupos universitarios, de jóvenes que estamos cansados, cansados de que se nos vea la cara, cansados de que se quiera ganar todo a través de fraudes, y ustedes han visto todo el proceso que hemos tenido para sacar a esta persona.

Nosotros, como jóvenes, estamos peleando no por un futuro sino por un presente, porque lo jóvenes somos el presente y nuestros niños son el futuro. Entonces, tenemos que empezar nosotros y en Oruro se creó eso. A iniciativa de muchos universitarios, hemos llegado a la decisión de retomar esta lucha que nuestros padres en tiempos antiguos habían hecho.

¿Había alguna consigna política en el grupo?
Nosotros, como jóvenes, no vamos a responder y no vamos a avalar que se responda a partidos políticos; esto podría haberlo hecho el Movimiento al Socialismo (MAS), podría haberlo hecho cualquier otro partido político y nosotros tenemos que defender lo más importante: la democracia y la libertad que tiene cualquier ciudadano de hacer una protesta.

¿Cómo tomaron la iniciativa de venir a la sede de gobierno?
Hemos visto la primera semana de movilizaciones en todo el país; hemos visto lo que pasó en Potosí, Sucre, Santa Cruz y Cochabamba; ahí nosotros, como Oruro, también hemos empezado el día 21 de octubre con las movilizaciones y tuvimos toda una semana de preparación, pero teníamos una consigna bien planteada: si no llegábamos a la sede de gobierno, donde se encontraba el expresidente, no podíamos hacer nada en nuestros departamentos. 

Con un grupo de jóvenes vinimos acá y nos contactamos con jóvenes de otros departamentos, y consolidamos lo que ahora es la Alianza Lucha por Bolivia.

¿En Oruro también hubo enfrentamientos con grupos de choque?
Hubo bastantes enfrentamientos con grupos de choque del MAS, con gente que puedo decir y con pruebas que fue financiada y pagada por el gobernador que renunció (Víctor Hugo Vásquez); ellos fueron muy beneficiados con esos recursos que les dieron para que nos ataquen a nosotros y nos hagan callar.

¿Cómo se sintió cuando el expresidente renunció y asumió Jeanine Áñez?
Por un momento inquieto porque fue una renuncia inesperada. Nosotros pensamos que pondría más resistencia. Pero hay que ser bien claros: la batalla no termina ahí, hay que hacer un seguimiento, ya que este señor sigue entrometiéndose en decisiones de nuestro país desde el extranjero y quiere, con personas del exterior y de otros países, volver a retomar Bolivia y volver a ingresar, cosa que no tenemos que permitir que ocurra.

¿Podemos decir que la lucha no terminó?
La lucha no termina, vencimos a una persona que estaba haciendo mucho desmán acá en nuestro país. Entonces, lo hemos sacado, pero no es solamente quedarse ahí, sacarlo y ya, sino que tenemos que seguir con este proceso, tenemos que controlar, porque —hay que ser sinceros— el Órgano Legislativo aún lo tienen. Entonces, eso también nosotros tenemos que controlar, porque ellos —lo vuelvo a repetir— desde el extranjero siguen moviendo gente, siguen financiando, porque tuvieron 13 años de llenarse de lujos y es lo que nosotros tenemos que parar.