Fotos: Alacrán

• Ahora El Pueblo /

Bolivia goleó a Paraguay 4-0 con un festín de goles que le devolvió la ilusión de soñar con la clasificación al mundial Catar 2022. El partido de la fecha 12 de las Eliminatorias Sudamericanas se disputó ayer en el estadio Hernando Siles.

Con los tres puntos ganados la Verde dio el salto a la séptima posición en la tabla con 12 puntos y recuperó la esperanza de luchar por el repechaje.

Un aspecto que está confirmado y así ganó la Selección es que corriendo no hay rival invencible en La Paz. El equipo nacional le impuso ritmo, intensidad y velocidad al juego, a la transición de defensa a ataque y a la ofensiva, que fueron determinantes para llegar al gol.

Desde el inicio del partido presionó y buscó con rápidas corridas por las bandas lastimar el arco del rival, que sólo atinó a defenderse y trató de ocultar el balón.

Hasta el minuto 16 a Bolivia le faltó probar remates de media distancia, un recurso que no aprovechó. Disparó Rodrigo Ramallo, y Ángel Cardozo desvió la trayectoria de la pelota que puso en aprietos a su arquero Antony Silva, que desvió al córner.    Fue una seria alerta.

Cinco minutos más tarde, una magnifica combinación entre Marcelo Martins y Ramallo le permitió al último convertir el primero con un espectacular zurdazo que levantó al público que asistió y disfrutó del compromiso en el Siles.

Reaccionó la visita y en una de las pocas jugadas ofensivas Alejandro Romero levantó un centro y la pelota pegó accidenta. En el complemento, la Selección no bajó el ritmo y persistió en el juego rápido y constante que le dio buenos réditos porque a los 53’, un rápido contragolpe le permitió a Martins rematar a tiro de gol pero despejó el golero paraguayo y el rebote cayó en los pies de Moisés Villarroel, quien sin marca anotó el segundo.

El seleccionado guaraní sintió el efecto y comenzó a salir con fuerza en busca del descuento, con remates de media distancia y con pelotazos trató de encontrar una cabeza salvadora.

La Verde corrió y desgastó a los paraguayos. A los 83’, Víctor Abrego, gracias a una guapeada individual anotó el tercero que le puso justicia al esfuerzo y actitud.

En la recta final, el elenco albirrojo dispuso de un par de ocasiones para descontar pero la grandeza de Lampe impidió el grito de gol.

Al minuto 94, Diego Bejarano envió un pase gol a Roberto Fernández, quien remató sobre la marcha para el cuarto tanto, que selló la goleada.

linkedin