Desde fines del 2020, cuando los miembros del Gobierno de facto intentaban desconocer la victoria de Luis Arce Catacora y pretendían un nuevo golpe de Estado, los opositores no estaban tan nerviosos por las consecuencias que tiene la sentencia a la exsenadora Jeanine Añez.

El CONADE grupo de personajes políticos que nunca pudieron lograr incidir en el Estado y si apoyaron la violencia en las calles de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y otras ciudades, una vez más intentan violentar al país y quieren convocar a marchas y desconocer las decisiones de la justicia o de cualquier otra instancia, intentando imponer una narrativa falsa y exculpando a los autores del golpe de Estado.

Tras la sentencia a Jeanine Añez, no solo es el CONADE también son los artífices del golpe que vuelven a mostrarse en los medios, en las redes sociales intentando desacreditar a la justicia boliviana, que tuvo el cuidado de tener durante el proceso judicial a entidades como Naciones Unidas y otros como garantes de la transparencia con la que se manejó el juicio que derivó en una sentencia.

Uno de ellos es Carlos Mesa que, en ese tiempo violento fue uno de los incitadores a la presencia de los bolivianos en las calles pidiendo la defensa de un voto que no le representaba, pero más aún asumiendo en La Paz la voz del país y decidiendo con Samuel Doria Medina, Jorge Quiroga que sea Añez la punta de lanza para consumar el golpe de Estado, disfrazada con una supuesta legalidad dentro la Asamblea Plurinacional.

Mesa en los momentos de violencia, salía en todo lado con la frase “O me voy a la cárcel o me voy a la Presidencia” cuando él sabía que no ganó las elecciones y tampoco le daba para ir a una segunda vuelta, lo que se ratificó un año después tras su derrota en las elecciones 2020 cuando apenas llegó al 30% de la votación.

Si bien la pasada semana terminó con una sentencia histórica, esta semana se muestra como una que tendrá la presencia de los opositores en todos los medios, intentando descalificar la decisión de los jueces para evitar un juicio que se les puede venir al ser los actores principales del golpe de Estado que se perpetró en el país.

No solo será Carlos Mesa, que ya emitió su video en el cual vuelve a hablar de la falta de independencia de la justicia, cuando él sabe que la presencia de Naciones Unidas le da toda la transparencia a un proceso que no se hace a la dictadora, sino a la ex senadora que decidió autoproclamarse con ayuda de sus aliados políticos y sus amigos más cercanos.

Es tiempo de reconciliación pero con justicia, con esa que le devuelve al pueblo la tranquilidad de que los que violentaron la Constitución y masacraron al pueblo tendrán su castigo mediante el debido proceso.