El Comité Nacional de Salud (Conasa) determinó la semana pasada ampliar el paro médico por 15 días más. Foto: Money Bolivia

Redacción central / Bolivia

El analista especializado en geopolítica y comunicación política Gabriel Villalba explicó que el pronunciamiento del Comité Nacional de Salud (Conasa), que determinó la semana pasada ampliar el paro médico por 15 días más contra la Ley de Emergencia Sanitaria, emitiendo un pronunciamiento de seis puntos en el que pide al Gobierno firmar convenios con el subsector privado de la salud para la vacunación masiva contra el Covid-19, pretende privatizar la vacunación.

“Conasa, a través de su nuevo comunicado de paro por otros 15 días, ofrece, cual si se tratara de un negocio, al sector privado para realizar la vacunación masiva. Esto atenta no sólo contra el derecho a la vida y la salud, sino que busca lucrar con la emergencia sanitaria por intermedio del sector privado, que no entra en paro para tal fin”, señaló.

La semana pasada, el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres, desde Santa Cruz, leyó el pronunciamiento en el que se pide “apoyar y reforzar el plan de vacunación hasta agotar las vacunas ofrecidas por el Gobierno, poniéndose a disposición también la infraestructura y organización del subsector privado de salud a través de la firma de un convenio”.

Para Villalba, la decisión de ingresar en un nuevo paro medico tiene otros matices y trasfondos, como el hecho de la adscripción del sector privado de la salud, lo que conlleva un atentado a la salud del pueblo.

“Lo que llama la atención es que este mismo sector médico, en sus pronunciamientos, se alinea a los intereses privados de mercantilización de la salud señalando que se suspende el servicio en el sector público y no así en el privado”, explicó.

Pidió también analizar la solicitud desde el ámbito estrictamente jurídico. “Podemos darnos cuenta de que tanto el derecho a la protesta como el derecho a la salud están consagrados a la Constitución Política del Estado, pero en época de pandemia existe la primacía de unos derechos sobre otros, en este caso el derecho a la salud y la vida están por encima a la protesta”, dijo.