silva

 

ABI / Bolivia Digital

El concejal del Movimiento Al Socialismo (MAS), Jorge Silva, negó hoy su participación en hechos vandálicos durante el conflicto social y político en el país, de los cuales lo inculparon mediante las redes sociales, situación que afectó a su familia.

«Yo no tengo ningún grado de participación en esos hechos», indicó en entrevista con radio Panamericana.

Silva manifestó que «es totalmente falso» lo que se difunde en las redes sociales donde es señalado como el promotor de los ataques a los buses Pumakatari y ser el coordinador de acciones vandálicas con un funcionario de la dirección de Promoción del Ministerio de Culturas, quien fue encontrado cuando fabricaba bombas molotov en un garaje de esa cartera de Estado.

«Yo no he tenido nada que ver en esos hechos, y seguramente las autoridades judiciales en sus investigaciones han colectado los celulares de las personas y se han debido percatar de que en ninguno de esos celulares yo aparezco como una persona que ha realizado alguna llamada, que ha participado en algún grupo, menos instruyendo, como pretenden hacer creer, en la quema de buses o en la quema de las instalaciones de la alcaldía», explicó.

Aseveró que las autoridades que están actuando con «seriedad» detectaron esa situación, por lo que no tiene ninguna denuncia en su contra, sobre el caso.

Silva indicó que, al contrario, el domingo 10 de noviembre, cuando se registraron esos hechos vandálicos, recibió una serie de amenazas que le decían que iban a ir a quemar su casa, que lo iban a matar, que sería mejor que salga del país y que renuncie a su cargo como concejal, lo cual, afirmó generó zozobra en su familia y sus hijos, y tuvieron que pedir refugio a la embajada de México.

«De esa manera es que hemos tenido que salir de la casa en busca de un lugar donde podamos resguardar la seguridad mía, pero fundamentalmente de mi familia, toda vez que mis hijos son adolescentes y por el hecho de que yo haya incursionado en la política los pongo en riesgo, y a raíz de esa situación es que hemos pedido a la embajada de México, refugio», señaló.

Silva consideró que esas acusaciones surgen porque algunas personas quieren crear en el imaginario del colectivo social la responsabilidad contra su persona, que no corresponde.

«Este es un hecho en el marco de lo político, y yo decía que he ganado a raíz de ser el vocero del MAS varios enemigos políticos y que hoy encuentran el pretexto para poderme involucrar y tratar de inculparme en un hecho que no he cometido, a no ser que sea una persecución política que se quiera generar desde las redes sociales, pero yo confió en la justicia boliviana y entiendo que las autoridades que están llevando a cabo esta investigación van a permitir aclarar en el tiempo oportuno, quienes son los responsables», indicó.

Asimismo, dijo que a raíz de toda esa situación uno de sus hijos que vivió días complicados, ahora se encuentra en un coma inducido, lo cual lo tiene preocupado y le imposibilitó participar de la sesión que convocó el Consejo Municipal para hoy.

«No he renunciado como concejal, yo no he abandonado el país como maliciosamente se menciona en una página en las redes sociales, eso es falso (…) pero lo que me preocupa con esta situación es el efecto psicológico que están generando en mis hijos y mi familia, porque ya no viven en la normalidad, sino que están pendientes de que algo me pueda pasar, porque ellos saben que mi persona no ha participado en ningún hecho delictivo», señaló.