Pol 2 F2 APG

 

Redacción central – Edición impresa

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) instó a la Policía Boliviana y a las Fuerzas Armadas a no hacer uso desmedido de la fuerza y pidió parar la violencia y las muertes, además de que se resguarde la vida.

“Condenamos la violencia venga de donde venga, no permitamos que instigadores delincuentes generen más dolor y muerte. A los grupos que se movilizan para expresar sus demandas les exhortamos a mantener actitudes pacíficas”, expresa un comunicado de la CEB.

“Recordamos una vez más que la violencia es irracional e irresponsable y no es solución para los conflictos entre seres humanos. Alzamos la voz para pedir a todos: ¡Basta ya de muerte! ¡Basta ya de violencia! ¡Basta ya de sufrimiento y dolor!”, agrega el documento.

Desde el 11 de noviembre, ciudadanos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) realizaron movilizaciones violentas y bloqueos en siete regiones del país, principalmente en Cochabamba y La Paz.

Se contabilizaron más de 24 muertos y cientos de heridos desde la renuncia del expresidente Evo Morales, el 10 de noviembre.

“A quienes tienen en sus manos el poder y la capacidad para detener todo eso: no llamen a la confrontación y violencia, salgan de su boca palabras de paz y reconciliación”, señala el escrito de la Conferencia Episcopal Boliviana.

A la par, el presidente del Parlamento del Mercosur, Daniel Caggiani, solicitó al Legislativo boliviano, a través de una carta, coordinar la visita de la Comisión de Derechos Humanos del Parlasur al Estado Plurinacional de Bolivia con la finalidad de observar la situación de los derechos humanos en el país.