Los bolivianos varados en Chile debido al nuevo encierro de coronavirus COVID-19 son llevados a la frontera para regresar a su país, en Iquique, el 28 de abril de 2020. (Foto de IGNACIO MUNOZ / AFP)

Reynaldo J. González / Bolivia Digital

La cantidad de ciudadanos bolivianos infectados con coronavirus en los campamentos de cuarentena instalados en la ciudad chilena de Iquique ascendió a 90, informaron hoy autoridades del país vecino.

El brote de COVID-19 se dio en un grupo de 654 personas que el 28 de abril fue trasladado al lugar por el Gobierno chileno desde la capital Santiago.

El pasado fin de semana, autoridades del país vecino ya habían confirmado la presencia de un primer caso positivo de coronavirus entre el grupo de bolivianos, cifra que tras la realización de las pruebas correspondientes ascendió a 23 el lunes y a 32 el martes.

El reporte actualizado de hoy fue provisto por el secretario Regional del Ministerio de Salud de Chile de Iquique, Manuel Fernández, quien descartó que la cantidad de infectados en esa región sea mayor, como habían informado medios bolivianos en días pasados. 

“El dato concreto es que tenemos 90 casos que están con COVID-19 y fueron trasladados al albergue que se implementó por parte del Servicio de Salud”, precisó Fernández en conferencia de prensa.

Durante la última semana de abril, el grupo de bolivianos entre los que se registra el brote habría permanecido en vigilia en las afueras del Consulado boliviano en Santiago demandando la atención de las autoridades para retornar a territorio nacional.

Según denunció el lunes el alcalde de Iquique, Mauricio Soria, los mismos habrían sido trasladados hasta Iquique por autoridades chilenas sin las medidas sanitarias correspondientes y haciendo caso omiso a la incapacidad de los centros de aislamiento de su ciudad de albergar más bolivianos a la espera de repatriación.

De acuerdo con reportes provenientes de Chile, los 90 bolivianos infectados fueron separados anoche del resto del grupo del Liceo Bernardo O’Higgins y trasladados a otro centro de aislamiento.

Además de este grupo existirían otros 300 compatriotas en vigilia en las afueras del Consulado boliviano de Iquique a la espera de una respuesta a su solicitud de colaboración para retornar al país. Similar situación se registraría en el municipio de Calama.

Simultáneamente, otro grupo de 196 personas albergadas en Iquique desde el 30 de abril se aprestan a partir mañana hasta el campamento Tata Santiago de la localidad boliviana de Pisiga para cumplir otros siete días de cuarentena preventiva antes de retornar a sus regiones de origen. Según reportes oficiales, en este grupo no se registraría ningún caso sospechoso de COVID-19.

Ante la demanda de miles de connacionales de retornar desde Chile a Bolivia a pesar del cierre nacional de fronteras decretado por Bolivia el 25 de marzo como medida preventiva contra la expansión del coronavirus, desde inicios de abril los gobiernos boliviano y chileno establecieron campamentos de cuarentena preventiva supervisados por autoridades médicas. Más de mil ciudadanos bolivianos volvieron al país tras certificarse su estado de salud.     

Según estimaciones oficiales de la Cancillería boliviana, Chile alberga a cerca de 60 mil ciudadanos bolivianos, la mayor parte de ellos en situación eventual.