El jefe policial entrega los artículos a los agentes en la urbe alteña. (Fotos: Roberto Medina)

Bolivia Digital

El comandante de la Policía Boliviana, general Rodolfo Montero, confirmó que a la fecha ya son 54 los efectivos policiales contagiados con coronavirus, por lo que pidió a la ciudadanía mayor conciencia y el acatamiento de la cuarentena total porque los uniformados contrajeron la enfermedad mientras realizaban controles y operativos en espacios públicos.

Agregó que todos se encuentran en buen estado de salud porque reciben atención médica constante, al igual que sus familiares, y que de esta manera se evitará la propagación de la pandemia.

“Ya son 54 los infectados a escala nacional, 31 en La Paz, 20 en Santa Cruz, dos en Oruro y uno en Pando”, detalló durante la reunión que sostuvo con los oficiales de plana mayor de todas las unidades policiales paceñas.

En dicha reunión se intercambiaron criterios para la búsqueda de alternativas con el propósito de darles mayor seguridad a los uniformados y a la entidad del orden.

“Los suboficiales palpan la realidad y dan ideas constantes para la seguridad de los camaradas”, sostuvo.

Por su parte, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, indicó que se hace seguimiento al desempeño y evolución de la salud de dichos uniformados, quienes mejoran de forma progresiva.

“Se quiere evitar el contagio comunitario, por ello se toman todas las medidas de seguridad. De igual manera, hay 108 sospechosos, pero a diario se descartan casos positivos”, aseguró a la Red Bolivisión.

Remarcó que más del 60% de la seguridad de los uniformados depende del ciudadano, ya que si se queda en su casa no arriesga la salud de los demás, es así que espera mayor conciencia de la gente porque los efectivos están para precautelar la salud y seguridad pública.

Por otra parte, Claudio Loza, suboficial del Estado Mayor del Comando General, adelantó que a la brevedad se definirán otras alternativas para garantizar la mejor dotación de equipos de bioseguridad para que no haya más infectados en la Policía y sobre todo por la seguridad de las familias de los uniformados.