ULT16-F1-REUNION _JMK

 

Redacción central – Edición impresa

El diálogo del Gobierno con las organizaciones sociales proseguirá hoy, en hora a determinarse, con la  conformación de dos o tres mesas de trabajo, informó anoche el ministro de Obras Públicas, Yerko Núñez.

Núñez, al abandonar el Palacio de Gobierno cerca de las 20.30, después de que se instaló la reunión a las 18.30 con la presencia de monseñor Eugenio Scarpellini, dijo que no hay motivo para seguir conflictuando el país porque tras la promulgación de la ley se convocará a elecciones generales a la brevedad posible.

“Además, todos los proyectos van a fluir, no se puede parar el aparato del Estado, este es un gobierno de transición. Aquí no tenemos por qué crear nuevas leyes, la que tiene que hacerlo es la nueva Asamblea Legislativa, sobre el tema amnistía en esa instancia se deben tomar determinaciones, este es un gobierno corto, lo único que se busca es pacificar el país”, aseveró.

Sobre los motivos por los que se suspendió la reunión, Núñez aclaró que varios sectores movilizados que no estaban participando pidieron ser tomados en cuenta. En ese marco, indicó que hay varios puntos que se deben tratar y seguramente se incluirán otros.

Sobre el pedido de dar garantías a las exautoridades, dijo que las mismas están en la Constitución Política del Estado, en las leyes, “lo que no vamos a hacer es pisotear la Constitución ni la ley, quienes cometieron un delito tienen que pagar”. “Durante casi 14 años fuimos perseguidos por la justicia solo por pensar diferente y eso no va a ocurrir ahora, nosotros no vamos a perseguir absolutamente a nadie, es un gobierno de transición, y tampoco podemos garantizar a alguien que cometió delitos que no va a tener procesos, la justicia tomará determinaciones al respecto”, apuntó.

 La Cámara de Senadores debía tratar la tarde de ayer la ley de garantías, pero suspendió su tratamiento porque se aguarda que en el diálogo gobierno y organizaciones sociales se llegue a una definición sobre el tema.

Importantes avances

El Ministerio de la Presidencia informó, mediante un comunicado, que la comisión de diálogo “comenzará a resolver las demandas presentadas por los movimientos sociales”, y que se iba “a informar constantemente sobre el avance de estas comisiones de trabajo”.

Además, resaltaba que la presidenta Jeanine Áñez “tiene la determinación de llegar a acuerdos con toda la sociedad para recuperar plenamente la pacificación y la reconciliación entre todos los bolivianos”. 

El ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, declaró que la ley de garantías que se aprobará en la Asamblea Legislativa no es una ley de impunidad, y subrayó que “el camino está más expedito para la pacificación y normalización del país”.

Lo esencial del pliego, cerca del 70%, se ha concertado, faltan algunos aspectos y “tendría que culminar con la firma de un documento de acuerdo por la paz”, añadió el titular de la Presidencia.

 

Tras acuerdo, se levantan bloqueos en Cochabamba

Con la suscripción de un acuerdo de 16 puntos, el Gobierno logró anoche que en el curso de las próximas horas se levanten los bloqueos en el departamento de Cochabamba, informó el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

“Se van a desmovilizar, los militares van a volver a los cuarteles, todos hemos ganado, Bolivia ha ganado y no vamos a parar hasta entregar este gobierno transitorio al próximo que gane las elecciones, que gane con el voto, con transparencia”, manifestó a Bolivia TV.

En la negociación participaron los ministros de Defensa, Fernando López; de la Presidencia, Jerjes Justiniano, y de Comunicación, Roxana Lizárraga; Murillo dijo que la mesa de diálogo duró desde las 16.30 hasta las 22.00.

“Queremos que no hayan más muertos, más heridos, más confrontación”, expresó Murillo y añadió que todos debemos construir la nueva Bolivia. Indicó que los puntos claves tienen que ver con la ayuda a las familias de los fallecidos, heridos y una comisión verá el tema, y la desmovilización de las Fuerzas Armadas en 48 horas. Por su parte, el dirigente campesino Johnny Pardo dijo que su sector y los cocaleros de Cochabamba declararán un cuarto intermedio en el bloqueo de caminos, y que se mantendrán en emergencia hasta que los detenidos sean liberados.

El diálogo se llevó a cabo en la representación defensorial de Cochabamba y también estuvo la gobernadora Esther Soria, que destacó el acuerdo alcanzado con las organizaciones sociales del trópico cochabambino.