Alcadía realiza controles de temperaturas en los mercados paceños. (Foto: AMN)

AMN

Para ingresar a los mercados de Villa Fátima, Garita de Lima y Rodríguez es obligatorio pasar por el control de temperatura corporal, que hacen funcionarios municipales para detectar la fiebre, uno de los síntomas de posible COVID-19.

Esta semana arrancó la actividad preventiva de salud, se distribuyeron varios grupos de entre seis y ocho personas en los centros de abasto de mayor concurrencia.

Se habilitaron accesos exclusivos en cada mercado donde funcionarios ediles, identificados y con equipos de bioseguridad, apuntan con un escaner a la cabeza de las personas, para medir la temperatura.

El rango establecido es hasta 37,1 grados centígrados, si se supera ese dato se hace algunas consultas sobre otras dolencias como tos, flujo nasal y dolor corporal, que podrían dar un cuadro de caso sospechoso de coronavirus, explicó el coordinador de la Dirección de Salud de la Alcaldía de La Paz, Jorge Manzano.

Cada punto de control esta reforzado con personal policial que verifica que el último dígito de las cédulas de identidad corresponda al día autorizado para circular en calles.

En el mercado Rodríguez en Cotahuma, que es uno de los más visitados, hay cuatro controles en los accesos, explicó al respecto el Subalcalde de esta jurisdicción, José Quiroga.

Dijo que las brigadas médicas revisan a los ciudadanos desde las 07.00 hasta las 13.00. La autoridad aseguró que los controles son rigurosos por el flujo de 3.200 personas por hora que transitan por este centro de abasto.

Quiroga adelantó que en caso de presentarse un caso sospechoso se actuará bajó el protocolo definido, que menciona como primera acción, trasladar al paciente a un centro de salud o sugerir el aislamiento en casa.