• Redacción Central

El presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, Fernando Costa, quien era el prestamista de recursos económicos para salvar urgencias y necesidades de la entidad, anunció que ya no prestará más dinero a la Federación.

“Ya no estoy en condiciones, en su momento he prestado dinero a la Federación de mis recursos privados, ahora ya no estoy dispuesto a hacerlo porque no existe la seguridad de que algún día me puedan devolver, hay mucha inseguridad y desestabilización, el tema tendríamos que analizarlo en conjunto con los miembros de la Federación”, dijo el titular federativo.

“Estoy evaluando la posibilidad de que se llame a un Congreso Extraordinario, pero ni eso podemos gestionar porque estamos impedidos de realizar cualquier acto, entonces estamos atados de manos y pies”, agregó.

Sobre su continuidad, afirmó: “Esto desgasta, cansa, molesta; y preocupa que la justicia boliviana se preste a estos actores o se venda a estos actores. Nunca nos vamos a aferrar a ningún cargo. Si el problema es Fernando Costa, daré un paso al costado, pero estoy seguro de que el problema no es Fernando Costa, apoyaremos desde donde estemos”.

Contó que dialogó con el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, y le expresó su profunda molestia, “me dijo que si seguimos en esa línea, la Federación va a ser duramente sancionada”.

Por otro lado, criticó la actuación de Robert Blanco, aunque dijo que detrás de él hay viejos dirigentes, gremialistas y actuales dirigentes que están operando desde el oriente, incluso hay un dirigente de un club paceño que participa en reuniones desestabilizadoras. “Hay actores que nunca van a aceptar que alguien del occidente liderice el fútbol boliviano, hay actores del fútbol que han visto afectados sus intereses en cuanto a una política de transparencia, por haber cerrado fugas de dinero, y esto tiene consecuencias, ya que muchos de estos actores se han unido para desestabilizar la gestión”, puntualizó.