Bruce Williamson (*)

A finales de 1776, cuando parecía que Estados Unidos perdería la guerra por su independencia, el filósofo Thomas Paine escribió estas palabras para levantar el ánimo de los revolucionarios estadounidenses:

Estos son los tiempos que ponen a prueba las almas de los hombres… pero el que lo soporta ahora, merece el amor y el agradecimiento de hombres y mujeres… cuanto más dura es la lucha, más glorioso es el triunfo.

Paine entendió que los tiempos de crisis son el crisol que pone a prueba la cualidad más importante de una nación: su carácter. Su voluntad de defender valores democráticos compartidos. Su compromiso de construir un futuro mejor para sus hijos e hijas. Su convicción de que nos levantamos y caemos, juntos.

Hoy, en este hemisferio y en todo el mundo, nuestro carácter está siendo puesto a prueba. La pandemia de COVID-19 pone en peligro la salud de nuestros pueblos. El deterioro económico amenaza nuestra prosperidad común. Las opiniones divergentes sobre lo que es el buen gobierno generan un debate feroz y, a veces, violento en nuestras sociedades.

Pero el hecho de que los tiempos sean difíciles no significa que sean tiempos sin esperanza. Los pueblos de nuestro hemisferio son esforzados, valientes y están llenos de ingenio. Tenemos carácter. Se están desarrollando tratamientos y vacunas eficaces contra COVID-19 rápidamente.  Las economías de la región, con estímulo macroeconómico, repuntarán.

Después de casi tres años en Bolivia, dejaré el país en los próximos días. Me marcho agradecido por la hospitalidad que me brindaron a mí y a mi familia durante este tiempo. Celebro todo lo que hemos podido lograr en la expansión de los lazos comerciales, educativos y culturales entre Bolivia y Estados Unidos. Me enorgullece haber fortalecido los lazos de respeto y amistad entre nuestros pueblos.

Durante tiempos difíciles, a menudo recurro a las palabras del Reverendo Dr. Martin Luther King Jr. Cuando dijo su famosa frase, que soñaba con un mundo en el que las personas “no serían juzgadas por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”, no estaba solamente combatiendo el racismo. Las palabras del Dr. King nos desafían a todos a ponernos frente a nuestro prójimo y ser juzgados por nuestro carácter. Hoy en día, la pandemia más difícil que enfrentamos es la pandemia de la intransigencia, la incapacidad o la falta de voluntad para tender puentes entre nuestras divisiones filosóficas con soluciones mutuamente aceptables. En Bolivia, esta pandemia de intransigencia solo será resuelta por el carácter del pueblo boliviano; por su respeto a la democracia; por su compromiso con el futuro de sus hijos; por su amor al prójimo.

Respeto al pueblo boliviano y estoy seguro de que ustedes avanzarán por el camino hacia el futuro brillante que tanto se merecen.

(*) Bruce Williamson es el Encargado de Negocios de EEUU