Foto: intranews/dictamen

• Agencias /

Manchester United dio un paso gigantesco en la Champions League: derrotó 2-0 como visitante al Villarreal, tomó el liderazgo de la zona y se aseguró su boleto para los octavos de final de la competición. En un encuentro sumamente cerrado, Cristiano Ronaldo aprovechó un error en la salida del arquero argentino Gerónimo Rulli para abrir la cuenta y, más tarde, Jadon Sancho sentenció la historia en El Madrigal.

Bajo el interinato del ex mediocampista de los Diablos Rojos, Mickael Carrick, quien suplió al noruego Ole Gunnar Solskjaer en el banquillo, los mancunianos sacaron pecho en España y sellaron uno de los objetivos de esta segunda mitad de 2021.

El local se había mostrado mucho mejor en la primera etapa e incluso el arquero De Gea fue la figura de los 45 minutos iniciales. Pero en el complemento, Unai Emery pareció conformarse con el empate y su equipó retrocedió varios metros en el terreno, abandonó la presión constante y le dio vida al rival.

Por su parte, Carrick mandó a la cancha a Bruno Fernandes por Donny van de Beek y con eso le dio un plus creativo a la ofensiva de su equipo que cambió definitivamente la tónica del encuentro. Cuando restaban 10 minutos, Cristiano Ronaldo apareció para aprovechar un error en salida del Villarreal y picar la pelota por encima de Rulli, gran responsable de la acción.

Acción del empate de Barcelona con Benfica.

Sobre el final, Jadon Sancho, que también ingresó en el complemento, definió para el 2 a 0 final luego de una gran acción conjunta que esperanza a los fans.

El United (ya clasificado con 10 puntos), que también le había ganado al Submarino Amarillo en Old Trafford, le sacó tres de ventaja a su adversario de turno cuando resta un compromiso en el Grupo F . Los españoles se medirán ante Atalanta (tienen 6) en la fecha definitoria. Por su parte, el Young Boys acumula 4 unidades y solo le sirve ganar el Inglaterra para aspirar a la Europa League.

EMPATE QUE COMPLICA

El Barcelona empató 0-0 ante el Benfica en el Camp Nou y con una sola fecha por delante mantiene la ventaja de dos puntos sobre el cuadro portugués. La próxima jornada, el Barza visitará nada menos que el Bayern Múnich, que ya está clasificado, mientras que los de Jorge Jesus chocarán con el Dinamo Kiev.

El conjunto local intentó imponer su sello de juego desde el arranque y por eso apostó por la presión alta y, cuando pudo, por transiciones rápidas para buscar un ataque más vertical que horizontal. Pero esto no le trajo demasiadas situaciones y, más por fallos propios que por mérito del adversario, estuvo lejos de lastimar a Vlachodimos.

Las más claras para el Benfica llegaron de pelota parada. Primero fue Yaremchuk el que cabeceó un tiro de esquina que encontró bien parado a Ter Stegen, quien reaccionó a tiempo y rechazó el balón. Poco después fue Rafa el que apareció solo en el segundo palo tras un córner pasado y éste le bajó la pelota a Nicolás Otamendi, quien desenfundó un zurdazo que se clavó en el ángulo, pero el juez de línea marcó que el esférico ya había salido.

Sobre el final, el Barcelona tuvo la más clara después de una gran jugada colectiva que inició con Busquets y terminó con un disparo a colocar desde la derecha de Yusuf Demir. El tiro al segundo palo del juvenil dio justo en el ángulo y provocó el lamento de la afición y de sus compañeros.