Niños abandonados por su padres reciben ayuda humanitaria en la ladera norte de la sede de gobierno. (Foto: Gobernación de La Paz)

Bolivia Digital

En la séptima jornada de entrega de ayuda humanitaria a familias excluidas de los bonos creados por el Gobierno para paliar los efectos de la cuarentena por la pandemia del coronavirus, el gobernador de La Paz, Félix Patzi, encaró la pobreza extrema de bolivianos indocumentados, niños abandonados por sus padres y violencia doméstica en distintos sectores del departamento.

La Dirección de Política Social de la Gobernación paceña realizó un trabajo de estudio socioeconómico previo a la distribución de los alimentos que recaudó con el aporte de directores y la primera autoridad ejecutiva del departamento.

El gobernador Patzi entregó la ayuda humanitaria consistente en una arroba de arroz, azúcar, fideo y cinco litros de aceite a familias de la urbanización San Juan de Kupichico, en Alto Pura Pura, al norte de la ciudad de La Paz.

En la zona se encontró una familia que llegó de Argentina, cuyos hijos tienen nacionalidad y radicatoria argentina; los inscribieron en la escuela, pero deben regularizar sus documentos como bolivianos, en tanto, no pueden recibir ningún bono del Estado.

También está una segunda familia compuesta por nueve hermanitos que fueron abandonados por sus padres y su crianza está a cargo del abuelo, que no tiene la tutoría legal. Los niños asisten a la escuela.

“No solo es la entrega de alimentos, sino la obligación de regularizar documentos de todas estas familias, este es un trabajo a largo plazo”, indicó Patzi.

La secretaria de Desarrollo Social Comunitario, Patricia Díaz, explicó que a partir de estas entregas se encontraron adultos mayores en total abandono.

“También se identificó a una mujer víctima de violencia, para quien se gestiona albergue en el Centro de Acogida Villa Victoria; otras dos en total abandono, cuya situación es muy precaria, casi inhumana, y algunas no tienen documentos”, explicó Díaz.

Entrega de víveres a una familia de escasos recursos. (Gobernación de La Paz)

El dirigente vecinal Ramiro Choque, de la urbanización San Juan de Kupichico, agradeció a las autoridades y alertó que en su zona existen muchos casos similares.

“Este gesto es para paliar la hambruna (…) La mayoría de nuestros vecinos son comerciantes, peluqueros, choferes, albañiles”, explicó.

La identificación de las familias la realizaron los propios vecinos que viven en la zona alrededor de 20 años.

“Tenemos Barrios de Verdad en ambos lados de nuestra urbanización, pero eso no llegó a nuestra zona. La pobreza se ve a leguas”, añadió Choque.