SEG9-F1-QUINTANA - ARCHIVO

 

Redacción central – Edición impresa

Cuatro servidores públicos, al parecer del Ministerio de la Presidencia, declararon en la Fiscalía de La Paz contra el exministro Juan Ramón Quintana, quien tiene una orden de aprehensión por la presunta comisión de los delitos de terrorismo, sedición, instigación pública, financiamiento al terrorismo y otros.

“Ya se tiene algunas declaraciones de personas que han referido este tema, son cuatro declaraciones que dieron indicios suficientes para seguir con la investigación. Se va a llamar a declarar a varias personas más mediante citaciones para continuar con la investigación. Estamos con los primeros indicios y tendremos más elementos”, dijo ayer a los periodistas la fiscal Sarina Guardia.

Añadió que ya se entregó la orden de aprehensión a la Policía para que los efectivos la ejecuten en cualquier parte del país.

El viernes, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, presentó en la Fiscalía de La Paz una denuncia contra Quintana.

“Las pruebas son claras y públicas, Quintana dijo que convertiría a Bolivia en Vietnam y lo está tratando de hacer”, indicó la autoridad esa jornada.

El Ministerio Público sospecha que el extitular de la Presidencia aún está en Bolivia, supuestamente en la Embajada de México; por ello, realiza los trámites correspondientes para evitar su salida al exterior.

“Supuestamente pidió asilo a México y se trabaja mediante la Cancillería para que no se le conceda”, manifestó.

Por su parte, la canciller Karen Longaric entregó ayer a la embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, copias de los mandamientos de aprehensión emitidos por el Ministerio Público.

“Canciller @KarenLongaric, recibió en Cancillería a la Embajadora de México, a quien entregó copias de las órdenes de aprehensión para cinco solicitantes de asilo, a petición de la Fiscalía General del Estado”, informó la Cancillería en su cuenta en Twitter.