Expertos investigan el incendio. (Foto: RT)

• Prensa Latina/

La evaluación de los daños ocasionados por el incendio que afectó a esta ciudad del occidente de Cuba, y la búsqueda de los desaparecidos en el siniestro, ocupa hoy a autoridades, instituciones y expertos de la isla.

Tras la extinción el viernes de la deflagración en la Base de Supertanqueros de la bahía matancera, comenzaron estos trabajos que implican a expertos de Medicina Legal y Criminalística, antropólogos forenses, rescatistas de la Defensa Civil y combatientes del Ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, entre otros organismos.

Autoridades locales y nacionales, y diversas instituciones del Estado participan en la limpieza del área afectada para determinar las afectaciones, con el propósito de coordinar estrategias de recuperación a corto, mediano y largo plazo.

Las llamas que destruyeron cuatro de los ocho tanques de almacenamiento de hidrocarburos de la instalación dejaron al menos dos fallecidos, más de un centenar de lesionados y 14 personas desaparecidas.

A pocas horas de declarado el siniestro, el pasado 5 de agosto, esta ciudad recibió la solidaridad de todo el país y desde varias naciones, instituciones y organismos internacionales.

Especialmente valiosa resultó la inmediata respuesta de los gobiernos de Venezuela y México, con el envío de equipos, insumos, productos antiincendio y 127 expertos, quienes se incorporaron a las labores de extinción junto a las fuerzas cubanas.

Desde los primeros momentos, el presidente Miguel Díaz-Canel se trasladó a esta ciudad donde dirigió el grupo temporal de trabajo instalado para coordinar las acciones de enfrentamiento y visitó a los lesionados, y a las familias de los desaparecidos.