DEP 4 - FOTO 1 - CUBAS

 

La Paz / Reynaldo Gutiérrez

Víctor jugó en Ciclón y guarda lindos recuerdos. El paraguayo dice que en Tarija comía el saice picante y transpiraba más que en la cancha.

¿A qué se dedica?

Me jubilé en Estados Unidos. Regresé de Bolivia hace nueve años y vivo de mi pensión en San Lorenzo. Soy abogado y hago ejercicios para no perder forma.

¿Por qué no se dedicó a técnico?

Estuve dirigiendo hasta no hace mucho a equipos de primera, de ascenso y selecciones del interior del país, pero es difícil la plaza de entrenador, para agarrar un club tiene uno que ir a ofrecerse y no estoy para eso. Además, hay dirigentes que a uno lo quieren manejar y yo no comparto con esa idea.

¿Sigue jugando?

Sí, hay campeonatos de exfutbolistas en los que participo con los amigos, más como recreación que competencia.

¿Qué recuerda de su paso por Bolivia?

Pasé los mejores momentos de mi carrera futbolística en Bolivia. Me sentí a gusto porque la gente, mis compañeros y la prensa me daba mi lugar como persona y profesional del fútbol. 

Pasé cuatro años en Tarija jugando para Ciclón, después en The Strongest, donde no terminé muy bien por problemas con el técnico, y Petrolero de Cochabamba, donde me sentí bien.

¿Qué extraña de Tarija?

A los amigos, su gente y a los dirigentes, con quienes tuve una buena relación. Disfruté en cancha y fuera con los hermanos Pastor y Jorge Aramayo, Pedro Suheiro, Yamil Vacaflor, Manuel Trigo y otros.

¿De comida?

Me gustaba el saice tarijeño, que era muy picante y comía transpirado, más que en la cancha.

¿Y los vinos?

Uh, lo mejor. Teníamos para escoger.

¿Volverá algún día?

Estoy pensando seriamente hacerlo alguna vez. Quisiera recorrer toda Bolivia para recordar viejos tiempos.

¿Qué pasó en el Tigre?

Tuve problemas con el técnico Ramiro Blacut, por inexperiencia uno tiene algún roce, él era muy exigente y ahora como entrenador me doy cuenta que tenía razón, pero ya pasó y no hay vuelta que dar. Fue un mal momento.

En los otros equipos donde jugué no me había pasado eso, pese a los tantos años en el fútbol en diferentes equipos de Paraguay, Bolivia, Uruguay y Chile.

Cuéntenos una anécdota 

Esto ocurrió en 1984, cuando The Strongest y Bolívar se jugaban el pase a la Copa Libertadores. El Tigre jugó contra Ciclón, donde yo estaba, y el equipo celeste creo ante la ‘U’ en Sucre, los dos partidos a la misma hora.

Ciclón ya no tenía nada que hacer, pero por honor y para dejar contenta a nuestra hinchada queríamos ganar, mis paisanos que estaban en el Tigre me dijeron que jugara menos, pero no podía defraudar a la gente que nos apoyaba.

Como jugué en The Strongest, conocí a Eliseo ‘Chancho’ Ayaviri, él me pateó, me decía cosas y se reía en mi cara, entonces yo empecé a buscarlo por toda la cancha para tomarme revancha, pero se corría de mí, hasta que llegó una pelota para disputar, me lo llevé por delante, sabía que era miedoso, se tiró en el suelo… quería darle un pelotazo, rematé fuerte, pero la pelota en vez de pegarle a él se fue al arco, hice el golazo de unos 40 metros y ganamos. Fue algo increíble y gracioso.
Cómo Bolívar también perdió, el Tigre clasificó a la Copa (sonríe).

Dato

Víctor Manuel Cubas López, exfutbolista paraguayo de 60 años. Es técnico superior en farmacia, trabaja en el hospital Callei de San Lorenzo y es DT titulado en su país.

 

linkedin