1

 

Reynaldo J. gonzález/Bolivia/Edición Impresa
 

Decenas de personas se congregaron ayer en la noche en el Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez para velar los restos del músico Carlos López Araujo (1949-2019), quien falleció el sábado en la ciudad de Cochabamba.  

El maestro será velado en el principal escenario paceño hasta hoy a mediodía y luego recibirá las últimas exequias en el Cementerio General.   

De acuerdo con reportes de la prensa local, López debía presentarse la noche del sábado en el escenario cochabambino 8B Departamento Cultural, pero un paro cardíaco se lo impidió. 

Desde su difusión, la noticia causó gran congoja en la comunidad artística de Bolivia, que se volcó a las redes sociales para despedirse de quien fuera considerado uno de los representantes más importantes de la música boliviana.

“Fue un hombre que supo de la amistad, de dar y nunca pedir nada a cambio, humildad, sencillez, con una calidad humana indescriptible”, publicó la cantante Zulma Yugar en su cuenta de Facebook.

Gerardo Arias también se despidió de López y compartió dos canciones interpretadas en dúo con los mensajes: “Caray Lopeco te tocó partir más allá de las estrellas… El canto seguirá tocando corazones sentimientos lágrimas y sonrisas”.

Otra voz que no tardó en manifestarse fue el cantante Ramiro Barrenechea, quien afirmó: “No conocí a nadie con esa capacidad de ensamblar armonías vocales con la naturalidad que tú lo hacías. ¡Partiste, pero nos queda tu “Canto Vital”.  ¡Que Dios te tenga en su gloria!”
Asimismo, el cantautor del dúo Negro y Blanco, Christian Benítez, escribió en su página: “Carlos López, te fuiste antes de tiempo en busca de otros universos (…) Tu canto es el canto de todos”.   

Otro músico que se manifestó fue Manuel Monrroy Chazarreta, quien calificó a López como “el mejor trovador de las últimas décadas, además de gran cantante boliviano”.

“Sentimos tanto (…) Carlitos estará siempre presente”, escribió en el muro de Facebook de López. 

Con una carrera de más de 50 años, López fue uno de los principales representantes de la trova y la música folklórica boliviana. En 1974 fundó, junto a su amigo de infancia Gerardo Arias, el grupo Savia Nueva, uno de los más importantes de Bolivia. Entre 1976 y 1983, continuó el proyecto junto a Jaime y César Junaro. Sabia Nueva grabó tres discos. En 1998, López grabó su primer disco como solista bajo el título Urgente, interpretando sus propias composiciones de contenido social y dando comienzo a su denominado proyecto Canto vital.

En 2016 presentó el volumen 2 de Canto vital: cantos de guerreros. Luego publicó los discos Ghandarba,  Gabriela y Savia Nuevamente.

López también fue parte de Música de Maestros, dirigido por Rolando Encinas. 
Entre las canciones más conocidas de López figuran La maravilla, Déjate querer, Valentina y El grito de la tierra. 

En una entrevista con la red televisiva ATB en 2016, López llamó la atención a la falta de innovación y contenido de la música boliviana actual.

“Hace falta una renovación. Parece que el género de la trova no tuviera actualmente representantes fidedignos. Hablando de creatividad, pareciera que se ha estancado. Como si no hubiera a qué cantar en el país, seriamente y con conciencia, con compromiso e imaginación”, afirmó.