Foto: FCF Selección

Redacción Central /

El piloto boliviano Daniel Nosiglia finalizó en el puesto 17 en el Rally Mundial de Marruecos, que concluyó ayer con la disputa de la quinta y última etapa, con un tiempo de 18 horas, 11 minutos y 53 segundos.

El evento marroquí fue la primera parada antes del objetivo mayor: Dakar 2022. Sirvió de mucho, no sólo para ajustar, corregir y proyectar muchos aspectos inherentes a su presencia en la siguiente cita dakariana, sino también para poder encontrar el ritmo de competencia que exigen estos eventos mundiales y que Daniel volvió a ensayar después de casi dos años.

El puesto en la clasificación final corriendo como “piloto privado” tiene un mérito especial, ya que lo ha logrado en circunstancias adversas, conduciendo una moto estándar, en medio de las intratables máquinas oficiales que poseen una funcionalidad suprema y que tienen como pilotos a los mejores del mundo.

El primer paso se cumplió a cabalidad, ahora la mirada está en el Dakar 2022; se ha trabajado para llegar en las mejores condiciones posibles

“Terminamos el Rally de Marruecos, una carrera dura, larga, con etapas súper complicadas, hemos atravesado absolutamente de todo en esta competencia. Muy contento, nos vamos con un puesto 17 en la general, corriendo con una moto totalmente estándar, tuvimos problemas con la suspensión casi todos los días, no pudimos hacer un seteo correspondiente, estando con una suspensión estándar fue difícil estar peleando un poco más adelante”, señaló.

Afirmó que el balance es positivo. “Hicimos un trabajo excelente para las condiciones en las que estábamos, eso nos da un buen panorama para todo lo que queda de preparación para el Dakar 2022. Haremos algunos cambios, vamos a entrenar duro”, puntualizó el piloto.

linkedin