La cobertura del seguro de vida e invalidez es por invalidez total y permanente, muerte derivada por el contagio del coronavirus para los efectivos policiales. (Foto: APG)

Bolivia Digital

El Gobierno nacional aprobó el Decreto Supremo 4289 que asigna recursos para el seguro de vida e invalidez permanente de 100 mil bolivianos, que beneficiará a unos 40 mil policías que están en primera línea del combate contra el COVID-19 en todo el país.

La anterior semana, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció esta decisión y aseguró que no existe ningún monto que pague la vida perdida de un policía; pero que, con esta medida, no se deja indefensa a las familias de los uniformados.

La norma señala que el ministerio de Economía y Finanzas Públicas, mediante el Tesoro General de la Nación (TGN), realizará esta gestión la asignación presupuestaria de recursos adicionales por un monto de 15.406 bolivianos a favor del Ministerio de Gobierno para contratar un seguro de invalidez total y permanente o muerte derivada por el coronavirus para los efectivos policiales.

Con base en la coordinación del Ministerio de Gobierno, la Policía Boliviana debe transferir el monto señalado, con los recursos recaudados por concepto de sanciones, que son producto de las multas pecuniarias, recaudadas en el marco de los decretos supremo 4199, de 21 de marzo y 4200, de 25 de marzo, ambos de 2020.

La recaudación de las multas de ciudadanos que pagaron por no acatar la cuarentena ante la emergencia sanitaria nacional, ya sea porque circulaban fuera de horario, o conductores cuyos vehículos no portaban el permiso otorgado por el Viceministerio de Seguridad Ciudadana, o circulaban más allá de las horas permitidas, sin estar contemplados en la excepcionalidad que se estableció para motorizados que transporten alimentos o trasladen personal médico.

La cobertura del seguro es por invalidez total y permanente, muerte derivada por el contagio del coronavirus para los efectivos policiales.

El monto que la entidad aseguradora pagará por asegurado será de 100 mil bolivianos en caso de siniestro por invalidez total y permanente, a favor del asegurado, 100 mil bolivianos en caso de muerte del asegurado, a favor de los herederos legales.