El viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor, Jorge Silva en el mercado Rodríguez./Foto: Gonzalo Jallasi

Guadalupe Castillo/Ahora El Pueblo/

Tras un operativo de verificación del precio de la carne en el Mercado Rodríguez, en la ciudad de La Paz, el viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor, Jorge Silva, no descartó iniciar procesos por agio y especulación a aquellos que incurran en estos delitos en la cadena de abastecimiento de la carne bovina.

“El precio de la carne en este mercado (Rodríguez) no se ha incrementado, está congelado de acuerdo a lo que dicen las caseras, pero están recibiendo más caro el peso kilo gancho y eso están absorbiendo los comercializadores”, señaló Silva.

Según el testimonio de los comerciantes (caseras), el Viceministro indicó que el kilo gancho de carne en Santa Cruz tuvo un incremento, situación que se transmitirá a los viceministerios de Comercio Interior y de Producción Industrial, para asumir medidas contra los intermediadores, a quienes se atribuye el incremento del precio de la carne.

Ante esa situación, anunció que convocará a una mesa de diálogo a los diferentes sectores que contempla la cadena de producción y comercialización de carne para determinar acciones sobre el posible aumento del precio del producto.

“Para evitar ese incremento vamos a convocar al diálogo a los tres eslabones: ganaderos, el intermediador y comerciante. Si el ganadero dice que no se incrementó el precio y los comerciantes indican que está más de Bs 2 a Bs 3; aquí claramente esta visible que el que está especulando y cometiendo el delito de agio es el intermediador”, aseveró Silva.

Agregó que el abastecimiento de carne en los mercados de La Paz es normal; los precios se mantienen, y llamó a la población a denunciar en caso especulación en los puntos de comercialización.

Respecto a la regulación de los centros de remate, que reclama la Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol), Silva reconoció que existe un compromiso asumido, aunque el proyecto de reglamento para esos lugares está en manos de dicha dirigencia y se espera conocer las observaciones, sugerencias o, en todo caso, si están de acuerdo con la propuesta.

“De no estar de acuerdo será importante conocer cuáles son los criterios que ellos tienen y de una vez tengamos ese reglamento y en base a esa normativa controlar los puntos de remate”, explicó.